Soi una persona que pregunta

Soi una persona que pregunta. Igual por eso me fixe periodista. Y nesa profesión tienes qu’entrevistar a xente mui importante, que diz coses mui poco interesantes y que, en xeneral, nun contesten a lo que preguntes. (Y cuando lo preguntes dos o tres veces -a ver si a la fin contesten- llámente mala periodista, maleducada y too mal… Lo qu’hai qu’aguantar por sueldos de menosmileuristes..). Pero oi, tamién tienes la oportunidá de falar con bona xente. Xente qu’escucha la pregunta, que la respuende, que la matiza. ¡Eso presta! Eso yá principia a paicer dalgo bono, dalgo honesto, dalgo que merez la pena. Y entós pienses que merez la pena..
Pero vas más allá y vaya, ¿cómo ye? De cien preguntes, una respuesta. Y cuando val, cuando ye sincera, cuando ye honesta, val, ye un subidón, pero noventaynueve son falses. El 99% de la to(mio) existencia ye falsu, ye protocolariu, ye horariu, ye predetermináu, ye asignáu, ye guionizáu, ye previsible, ye una montonera de coses y nenguna bona (bona como equivalente a necesaria, divertida, surrealistamente impactante, sencillamente sencilla).
 Por eso digo que soi una persona que pregunta. Una persona que pregunta lo más básico y que yá anduvo pelos caminos reglaos de la pregunta (nun pregunto a lo xó, nin por vagancia propia, que de verdá que lo intenté): estudié periodismu pa ser una bilordiera (preguntona oficial) titulada y estudié filosofía  a ver si lo entendía. Y nada. Nun hai respuesta satisfactoria en ningún llau. Y nun digo yo qu’andara tolos caminos, qu’estos son namás los oficiales, pero tamién llevo la oreya permanentemente puesta nos informales  Y nada. ¿Daquién tien dalguna respuesta? ¿Pa qué? ¿Pa qué tantu trabayar? ¿Pa qué tantu pensar? ¿Pa qué tantu bregar (en xeneral, en paru, n’activo y en xeneral)?
Un día d’estos, si m’animo, faigo un formulariu. El típicu, el de les encuestes, pero en tonu existencialista. Taba guapo, ¿eh? De momento confórmome con que dalguién respuenda a la pregunta. ¿Pa qué?

Si lo llego a saber, opero les tetes en cuenta de facer un master

Pa tanto nun ye. Una ta bastante conforme cola indumentaria que-y tocó y, mira tu qué cosa, colos años cada vez más. Debe ser l’encantu de lo vieyo (y lo conocío, que’l tratu ayuda a querese). Ello ye que, reflexones íntimes aparte, vivo nun estáu constante de plasmu. Yo yera una persona “normal”: estudié una carrera, fuime pel mundu alantre a conocer la llingua del imperiu (pero ella fíxose la distraída y nun acabamos de formalizar les rellaciones), tuvi al paru, topé trabayu, tuvi al paru, topé trabayu, fixéronme un contratu indefiníu. ¡Viva! Pero yo, que nunca tengo abondo, siguí formándome, y fixe un master yá trentañera, con compis venteañeres. Prestóme. Aprendí y conseguí una etiquetina más pa mi, paecía, prometedor desarrollu profesional. Sicasí, esi prometedor desarrollu profesional, el típicu, el que nos contaron cuando yá díbemos a la escuela, zarapicó. Si né, el desarrollu profesional esi que te cuenten dende neña: si estudies muncho, si estudies más, si yes buena, si yes obediente, si yes competente, si yes activa, si yes proactiva…, entós vas tener una bona vida, vas realizate profesionalmente, vas tener un salariu dignu, vas…. En fin, fataes. Y nun lo digo porque quedara al paru y me tea quexando a ver si doi penina. Yá volví a tener trabayu, esta vez con contratu temporal, y dame qu’asina va ser les siguientes veces. Y ta bien. Presta cambiar de trabayu, prestó tener un añu de llibre disposición gracies a les rentes que xeneré cuando trabayaba.
Ye que nesi añu y picu de paru (y los que vendrán) deprendí munches coses, coses que yá sabía, pero non por esperiencia directa. Como que’l sistema productivu, por más que nun queramos, persíguenos pa marcanos (machacanos) la identidá. Pregúntente: ¿Y tu que yes? Y claro, dicir que parada, nun ye que quede feo (que tamién), ye que te deprime a ti mesma. Y dicir el nome d’esa ocupación que t’ocupaba hasta agora, pos tamién te fastidia, porque yá nun sabes si vas volver a ser aquello que fuiste (y nin siquiera sabes si quieres volver a selo, que la broma del desarrollu profesional –cola so esplotación llaboral, cola promoción que nunca llega, cola satisfacción que nun llena un cuerpu con fame de vida- tuvo bien pa un ratín). Tampoco nun-y val a la xente dici-y que tas estudiando, que tas pensándolo, que bono, que… Too suena a escuses, a xustificase, nun se sabe delantre de quién. Nun se sabe, porque si nun yes “productiva”, nun yes nada. Inclusive nuna profesión tan a lo xole como la de ser periodista, na que te piden que llexitimes lo qu’hai, que dexes contenta a la clas política y a la xente (y eso ye facer equilibrios mui peligrosos), pos si lo fais, si cumples cola to ración –abundante- de ringleres, anque nun aportes nada a nadie, yes “productiva”. Inclusive, como digo nel títulu, val con que una bona delantera sía una fonte d’ingresos ente la cámara de televisión. Si por decir babayaes -a ser posible con bona presencia-, ganes perres, entós, yes productiva. Y nun me convence.
Agora quieren que síamos “emprendedores”. Ello ye: autónomes. Ello ye: trabayar una montonera, empufase, nun tener derechu a paru, nin a ponese mala, nin a nada de nada. Tampoco nun me convence. Y mira que yo creo que soi emprendedora: si fai falta, faise. Si se necesita, búscase. Si tien arreglu, arreglao ta. Nun soi yo de quedar en casa esperando a que me lo traigan. Lo que nun acabo de ver ye lo d’emprender por emprender. ¿Qué negociu fai falta a estes altures de la película? ¿Por qué tengo que convencer a daquién pa que compre dalgo que nun necesita? Por muncho que lo pongan d’asignatura troncal nes escueles, yo nun lo acabo de ver. Por eso plasmo, y plasmo, y plasmo. Porque nos piden facer lo que nun se necesita, cuando hai tanta necesidá. Necesidá de vida, de vida propia, de vida non alienada, de vida útil, de vida non comercial, de vida non comprada, de vida non vendida. Y tamién necesidá de la primaria: de comer, d’un techu, de calor nel iviernu, d’agua en branu. Tanta necesidá y, col cuentu de la crisis, quieren que nos dediquemos a facer lo innecesario, lo superfluo: alimentar unos mercaos sobrealimentaos a costa de la nuestra necesidá. Plasmo. Tengo mieu. Y creo que dalgún perru me pasó la rabia.
P.d: La frase ocurrente del títulu nun ye mía. Vila peles redes sociales y, tristemente, fíxome gracia.