¿Qué vendemos y por cuán (poco) nos compren? A propósitu del funcionariáu públicu

Nun me gusta trabayar. Eso que vaya per delantre, nun vaya a ser que daquién se llame a engañu. Eso  significa que me presta pasar, de cuando en vez,  tol día nel sofá mirándome l’embeligu. Inclusive creo qu’esi había ser un derechu básicu: al menos un día a la semana, o cada quince, echalu cola mente en blanco, ensin priesa, ensin obligaciones, ensin pensar en más que si tienes fame, sueñu o rascase cuándo y ónde pica. Alcordáse de que yes un organismo vivu, biolóxicu, que siente les sos propies necesidades, a les qu’hai qu’atender, de cuando en cuando, ensin normes dietétiques, rutines, horarios… Por salú física y mental. Pero tolos díes, como munchos escesos, eso también ye contraproducente (pa la salú física y mental).  Asina que tamién hai díes, díes llibres, que llimpio la casa d’arriba abaxo (bono, polo menos a medies), cocino, faigo recaos, echo un gabitu a quien me lo pide y llego a casa cansadina, sin facer nada “productivo”, pero allegremente agotada. Vamos, que nun ye que naturalmente tienda a la inercia, anque sía una dura llei de la naturaleza contra la qu’hai que bregar equí y allá.
Esclario esto pa que quede bien esclariao, pa que nun se tracamundie lo que digo: nun me gusta’l trabayu dientro del sistema productivu que, puntín arriba, puntín abaxo, suel ser desagradable: cuándo porque nun te paguen lo que mereces, cuándo porque nun se reconoz el tol llabor, cuándo porque te roba tol tiempo vital, cuándo porque ye gravemente perxudicial pa la to salú, cuándo porque hai abusos y humillaciones, cuándo porque te conviertes nun autómata… (Y cuándo por too a la vez o por unes cuantes d’estes coses a la vez). Y pa enriba, les que nun somos de familia noble nin con posibles, hemos vendenos a esi sistema pa gananos el pan -si pue ser con chocolate y si nun pue ser con fuet del DIA o a seques-, y ser “bones trabayadores”: puntuales, eficientes, siempre con bona cara, siempre dispuestes a dalo too…
Y ésti nun ye un problema miu personal: ye un problema que sufre tola xente que conozo, en mui diferentes modalidaes. Agora, por exemplu, tengo la suerte de tener unes condiciones llaborales bastante bones, anque sía con contratu temporal. Hasta me da la risa cuando lo pienso. Pero ta bien, ye xusto. Nin robo a naide  nin tengo la sensación de que me tean robando a mi. Sicasí, soi mui consciente de qu’esto nun ye lo habitual nel ámbitu del trabayu del sector priváu. Ehí, cómo non, valen más los valores que les lleis: la entrega, l’abnegación, la sumisión (que va unida a la iniciativa personal, valorada en la misma midida que la sumisión), la comprensión col xefe (suel ser paisano), que va de la mano de la indiferencia colo que-y pase a la compañera… Ye un mundu totalmente moral y despiadáu, ye’l mundu del absurdu, y ye’l mundo que funciona cola lóxica del mercáu.
Una lóxica que s’instala en tolos aspectos de la nuestra vida, qu’acabamos asumiendo como “normal”, a pesar de la so radical irracionalidá e inhumanidá. Pero ta tan asumíu, tan dientro de nosotres que, lo mesmo que lu sufrimos, queremos que lu sufran les demás. Nun ye’l mio casu. Nin creo que sía la “sabia” más probe, y sé que siempre hai dalguién detrás que garra les yerbes que pa mi nun soi buenes, nin quiero que la “sabia” que va delantre se ponga al mio nivel. ¿Pa qué? Tengo güeyos humanos y nun soi quien a mirar en circular como una culiebra. Pero los mios güeyos van acompañaos de tiempu y capacidá de movimientu  pa mirar alredor. La mirada unirideccional ye mui llimitada: mirar namás p’arriba, o p’abaxo, o al pie, ye mui parcial. Hai que mirar en círculu: arriba, abaxo, a la vera, alantre y atrás. Y entós , posicionase.
Too esto bien a cuentu de les engarraes que vemos últimamente a cuenta de la perda de derechos del funcionariáu. A cuenta d’esa mirada llimitada y parcial, los prohomes de la patria tán cargando los axustes de la crisis contra’l funcionariáu y, en munchos casos, col preste de parte de la sociedá. Xustamente esa parte de la sociedá a la que s’encargó de meter en cintura el sector priváu yá ensin crisis, y agora más, asegurándo-yos que nun había más mundu que’l de los sos valores (morales y económicos). Entós muncha xente diz: eso, eso, que sufran, que son xente vago, xente con horariu, con derechos llaborales… Ye’l resultáu de la mirada llimitada, que quier que síamos cada vez más nel montón de la miseria. L’alcance curtiu de la mirada nun da pa ver que los sos derechos, los del funcioniaráu (ganaos, que nun tocaron na tómbola), son un referente pa esixir nel sector priváu les mesmes condiciones. Y, cuando desaparezan, va a ser mui difícil convencer a un xefe de que dalgún día, na historia del trabayu, hubo díes p’asuntos propios. ¡Qué escándalu! ¿Vida propia al marxe de la llaboral!
Creo que lo inútil (a nun ser pal sector priváu, colos sos valores, esta vez económicos) d’esta  postura, ye clara. Pero por eso nun entiendo que’l funcionariáu, en delles ocasiones, enfoque la so llucha comparándose col sector priváu. Ehí síguese la mesma dialéctica qu’interesa al mesmu grupín de siempre: que nos engarremos y comparemos la xente d’abaxo, mentes quien t’arriba s’esfriega les manes pensando en que mentes s’engarren na cai, nun se meten coles altes esferes.
 Y non. Nun val. El funcionariáu tien qu’aguantar, a nivel psicolóxicu y social, un montón. Pero eso nun ye una sida pa perder la perspectiva. Pa pensar que namás pierde derechos el funcionariáu. Na empresa privada yá va tiempo que los derechos llaborales son menguantes o simplemente subversivos, y lo que te rondaré….  La perda personal y colectiva de derechos del funcionariáu ye de tola sociedá: vemos cómo los servicios públicos se deterioren, vemos desaparecer referentes, vemos cómo nos falen de “copagu”, pa “copagar” nun sé sabe qué, cuando yá lo pagamos colos impuestos…
Y tou esti rollu pa dicir namás qu’hai que poner en práctica la mirada de “los animales más avanzaos, como los insectos, crustráceos y vertebraos, que tienen los güeyos pares, asitiaos en xeneral a dambos dos llaos de la cabeza. Esto da-yos un campu de visión mui ampliu, permitiéndo-yos, amás, que los güeyos converxan nun oxetu. La combinación nel celebru de les dos imáxenes, captaes polos dos güeyos, ellabora una figura tridimensional que permite apreciar la distancia y velocidá cola que se mueven los oxetos”. Pos eso: meyor mirar en circular, a lo “redondo”, abarcando tol espectru, porque asina va a ser más fácil ver ónde tán les enquivocaciones, ónde tán les verdaderes responsabilidaes y los amos de les nuestres cadenes.

Anuncios