La ética del cuidáu: una cuestión d’ecoloxía humana*

Que’l sistema productivu nun funciona, ta visto. Que na so mayor parte produz coses y servicios cuándo inútiles, cuándo superfluos, ye discutible, pero a mi paezme que nuna midida mui grande, ye asina: ye un sistema que nos ufierta trabayar nes coses más inverosímiles (qué se yo: emponderar empreses dende gabinetes de prensa, sorrir al público nos grandes almacenes, vender móviles a traición y na siesta….) a cambiu de la nuestra vida. ¿La bolsa o la vida?, dicíase enantes. Toma, quédate coles dos, que pa eso soi asalariada (o autónoma en pequeño, que pal casu…).
Pero, ¿y el reproductivu? El sistema, non l’aparatu. Esi sí funciona. Ye la columna vertebral del sistema productivu, el meyor plan d’axuste que s’inventó dende qu’espolletó’l capitalismu: produz tolo básico (alimentación, cuidaos, afectos, primeros auxilios, llimpieza y mantenimiento de la vivienda,  atención a les persones enfermes o con discapacidaes, crianza y educación de les nueves criatures…). Y too al módicu preciu de ser muyer en cualquiera de los sos variaos estatus: madre, güela, tía, hermana, nuera, casada, soltera….  Sí, sí, tamién hai homes que fain estos llabores. Pero mui pocos.
Cuando s’aprobó la Llei de Dependencia diéronse dos pasos: ún, reconocer qu’existía la necesidá d’apurrir una montonera de servicios que les muyeres llevaben faciendo tola vida  de baldre. Y ta bien que se punxera en marcha tou esi aparatu, que s’ufiertaren ayudes, que se creara un nuevu sector de trabayu remuneráu p’atender eses necesidaes. L’otru pasu ye que se contribuyó a consolidar la feminización y precarización d’esi sector, coles consiguientes condiciones llaborales inframínimes. Amás, al nun desarrollase la llei pente la creación de servicios sociales efectivos, la cosa quedó nuna ayuda a les muyeres, lo que ye d’agradecer, pero namás foi eso, un gabitu pequeñín, asemeyáu al d’esos homes que dicen: ¡Eh, eh, que yo “ayudo” en casa!
Pero bono: reconocióse que too eso existía, un too eso qu’afecta a: muyeres, xente vieyo, neños y neñes (esti colectivu nun taba incluyíu na Llei de Dependencia, porque onde tea l’amor maternal, que se quiten les lleis…), persones con dalguna discapacidá, xente “productiva” que se pon mala eventualmente… Son una montonera de persones, ¿eh? Y claro, nun va haber perres pa elles cola crisis. Hai que salvar el sistema productivu, el que nun funciona, a costa del plan d’axuste “tradicional”: la familia –“esa miseria en cooperativa” , que dicía Facundo Cabral- con nome de trabayu en femenín, paga los platos rotos de la crisis.
Pero agora tamos toes en casa pa recoyer los platos (xente mozo y homes en paru, muyeres yá sin doble xornada) y pa comprobar  la cantidá de coses imprescindibles y irrenunciables qu’hai nel sistema reproductivu, nel que manda la ética del cuidáu: del unu al otru, de la otra al otru, de la otra a la otra… Una cadena básica na ecoloxía humana.
Nun quiero yo poneme  diferencialista, nin falar de “bondaes naturales femenines”, pero sí d’un llabor tradicionalmente femenín qu’hai que socializar, compartir y priorizar. En casa, na cai y na política. Porque aquello de que “la revolución ye feminista, o nun será”, nun ye un eslogan vacíu: ta rellenu del cambiu radical. Propón un cambiu na producción pa qu’ésta integre a la reproducción. Pasar de la ética del trabayu y l’esfuerzu, a la ética del cuidáu. Un cambiu pa que la sociedá realmente nos integre a toles persones, en cuenta de mirar namás pal home blancu “productivu”, qu’a la fin ye la verdadera minoría, anque se presente como mayoría, mentes manexa los filos del poder. Paézmelo a mi: enantes que pidir un empléu dignu, igual había que lluchar por una vida digna. Pa toes.

*Esti artículu publicóse nel últimu númberu de Diagonal Asturies, un periódicu que paga la pena, col que vos podéis facer de baldre, y al que podéis dar un donativu d’un euru, bien merecíu, qu’esta xente curra, y bien.