Y poco más

Esto son dos conocíes que s’alcuentren. Nun son amigues, nunca lo fueron. Pero conócense. Pasaron quiciás más de venti años desque intercambiaren una palabra. Y güei tomen un café y faen un resume de vivencies. Claro. La última vez que coincidieron nun teníen nin los quince. Yeren dos neñes callaes, estudioses, responsables. Les dos fixeron lo que se suponía qu’habíen facer, tal como yeren, aptes pa la vida académica: una carrera, idiomes, dir pel mundo alantre…
Tamién descubrieron que yera  too una gran estafa: que l’esfuerzu, que la responsabilidá, que’l bon facer, etc.,  nun tien una traducción directa  no que-yos contaron que tenía. Aquello d’un trabayu bonu, aquello d’una vida independiente, aquello de trunfar. Tamién ye verdá que too aquello yá venía envelanao.  Neso tuvieron d’alcuerdu: que pa qué. Que la condena a trabayar tola vida ye un rollu. Que la condena de ser probe tola vida ye otru rollu. Que lo que realmente-yos prestaba, y neso también tuvieron d’alcuerdu, yera tirase a tomar el sol na playa, tener xente que les quisiera bien, querer bien a la xente…
Una d’elles taba mui deprimida. D’ehí salió’l café compartíu, de la necesidá de falar y facer balance dende’l realcuentru distante. Yera la primera cosa compartida, más allá de los llargos años d’instrucción nes instalaciones d’una escuela concertada de monxes. Una escuela na que-yos enseñaron, ente otres coses, a nun buscar la propia felicidá. Sí enseñaben a tar callaes, a emponderar la sumisión como mayor virtú femenina (la Virxe María como exemplu exemplar), a siguir una vida recta, entendida como un camín unidireccional al casamientu, a la procreación, a la decencia, entendida como casa, coche, vacaciones, misa y tar guapa, pero no sexi; ser atractiva, pero non activa; despertar deseos, pero non cumplilos. Otru rollu.
Y bono, oi, cuántes más vivieron eso. Una montonera. El trucu taba en zafase lo primero posible. Y el problema en non zafase hasta que yera demasiao tarde. Hasta que la sensación de fracasu te lleva al intentu de suicidiu. Son munchos años de mentires, son munchos años d’interpretar una farsa. Una contaba-y esto a la otra. Y la otra, que compartía’l sentimientu pero non l’actitú, intentaba esplicar que val, pero que namás hai una vida. Que ye nuestra y qu’hai que vivila. ¿Por qué? Porque sí.  Ensin muncha más complicación trescendental.   Ella, polo menos, nun topara más razones pa siguir alantre que la curiosidá científica y les bones esperiencies – coles males d’efectos collaterales que conlleva-d’esperimentar esto de tar viva. Que ya que llegamos hasta equí, vamos siguir otru ratiquín.
“¿D’estes traces?”, arrepostiaba la otra, refiriéndose a la inminente llegada de los cuarenta (años, non lladrones, anque dacuando lo pareza). Pos sí, neña. D’estes maneres. Ye verdá que yera too mentira, pero yá ye tarde pa llamentase y pa poco val. Namás hai que procurar facer les coses de verdá: unos espaguetis con bonito y tomate esquisitos, ponese guapa y ser la más perguapa del to espeyu máxicu, dar un paséu, tomar un vino, esperar con cara de risa la siguiente broma.
Tiempos vieyos, tiempos salvaxes. Y dir a contracorriente. Tamién ye una bona estratexa. Afrontar cola risa de quien poco tien que perder, non la de la cínica, el siguiente emburrión. Mantener l’ánimu y nun metenos solines nel pozu nel que nos quieren meter. Buscar, construir, un espaciu soleyeru nel qu’echar esti ratu nel que tamos vives. Y poco más.
Anuncios