Y a mi qué la to prima

Últimamente tengo mui poco que dicir. Pa qué. Nun me gusta quexame y menos nestos tiempos: les llamentaciones y los ayes valen pa desfogase un ratiquín, pero al empar alimenten l’angustia propia y aburren a la qu’escucha. Que tamién tien lo suyo que contar. Que tampoco-y punxeron una alfombra de roses pa caminar pente esti absurdu emboláu.
Los llantos son amigos d’ilesies, les quexes de curanderos y l’autocompasión de terapies. Un suspiru, una llárima, un glayíu, de cuando en cuando, hasta pueden ser sanos, en cuantes qu’espresión del mal que se nos mete per dientro y que nun hai vacuna que lu repela. Pero nestos tiempos, cuando’l nivel d’agresión a los derechos llaborales, sociales, personales y colectivos  ye una constante al alza, nun se pue responder con llamentos. Sí con palabres. Sí con acciones.
Y digo qu’últimamente tengo poco que dicir porque nun quiero dicir lo qu’había dicir. Nun quiero verbalizar lo que la lóxica me dicta, lo que la razón, la que nun ta separada de la emoción, me insinúa.
A lo primero (va tres o cuatro años) lleía tolos artículos d’economía, intentaba entendelo. Agora, cuando tol mundo anda tres de los vaivenes de la prima de riesgu, yo yá toi cuasi convencida de que ye namás un instrumentu (la prima). Un instrumentu de distracción masiva. Les causes d’esti engedeyu nun son nueves: va pa más de diez años que se denunciaron nel Movimientu Anti-Maastrich, nel antiglobalización o na crítica a la entrada nel euru. Tamién viemos va unos años lo que fixo’l FMI n’Arxentina: arramplar con tolo público, mentes la banca robó les perres a la xente. Y la clas política nun escuende demasiao los sos oxetivos: esfarraplar los servicios públicos, privatizalos, pa que sían los sos amiguinos y amiguines los que faigan negociu de la salú, de la educación, de l’atención a les persones dependientes (y a costa del dinero públicu, qu’esi nun va a desapaecer, simplemente va dir directu a manes privaes).  Y pa enriba con mano d’obra esclavo.
Dicen que si tenemos una esperanza de vida mui llarga y allarguen la edá pa retirase. Y oi, hasta parez que ye pecáu tener esperanza. Escaézse-yos comentar que les vides más llargues son les regalaes, les allanaes pol bon dineru, y non les del mineru, la llimpiadora o el albañil. Éses son más curties, son hasta rentables: tola vida cotizando y pocu gastu públicu. El negociu ye  redondu.
Y después ta lo otro. La xente de la minería nun acepta callando l’aparente inevitabilidá del desastre. Pide que se cumplan los alcuerdos porque, si se llega a un alcuerdu y ésti nun se cumple, ¿qué te queda? ¿Con quién vas tratar y de qué manera? Llámenlos terroristes, asina, a lo xó. Y a ver, “terrorismu”, según la Real Academia de la Llingua Española significa “dominación por terror” y “socesión d’actos de violencia executaos pa esparder el terror”. Préstame tamién, por concisa y clara, la definición que da l’Academia de la Llingua Asturiana: “Usu de la violencia y del mieu (pal llograr oxetivos políticos)”.
Creo que ta bien claro quién tien la mayor participación nel terror y la violencia y quién la ta usando ensin contemplaciones “pal llograr oxetivos políticos” y económicos: dende la violencia más evidente de les fuerces “de seguridá” reprimiendo salvaxemente cualquier protesta ciudadana, hasta toles midíes polítiques y económiques que te meten el mieu nel cuerpo un día sí y otru tamién.  Mieu a perder el trabayu, mieu a nun volver a topalu, mieu a nun poder pagar la hipoteca, mieu a quedar na cai, mieu a que te dean d’hosties y/o te detengan cuando te manifiestes, mieu a que nun haya futuru pa les criatures nueves, mieu a ponese mala (y nun poder financiar les melecines, y a nun ser productiva pa siguir alantre), mieu a nun poder estudiar, mieu a ser una bisarma humana, mieu a que continúen cola escalada d’amenaces (que se cumplen). ¿Hasta ónde pueden siguir? La historia enséñanos (guerres, nazismu, fascismu, totalitarismos…) que los sistemes autoritarios lo primero que trespasen ye la vida humana, y que’l siguiente pasu ye la tortura: por condena a la miseria, por violencia directa, por  crear cárceles tamañu ciudá mediana, por esperimentos delirantes en carne humana (y viva a ser posible).
Personalmente, pa defendeme del mieu, avezo a inxerir una dieta rica n’omega tres y fierro: pescao azul, brócoli, espinaques… Como Popeye. Pa tar fuerte. Dicen que ye bono pal celebru, pa que nun se debilite y nun caer na depresión. Pa mantener la cabeza alta y que nun me dea la llorera cada vienres.  Tamién se m’ocurren idees, pasionales y racionales.
Les pasionales son les de la rabia, les que cuasi tol mundo conoz y siente. Les racionales, por llamales de dalguna manera, en cuenta del camín de la venganza directa, dicen que taba guapo dar la vuelta a la tortiella: que toes eses élites polítiques y económiques que nos piden que nos sacrifiquemos por elles, traguen la mesma receta. Dexales vivir con 600 euros; poneles a trabayar diez hores diaries; qu’aguanten a un/a xefa incompetente que les mangonee y-yos escatime’l xustísimu (por pequeñu) salariu; que nun tengan families numberoses, porque nin siquiera tán los tiempos pa  ser una unidá unifamiliar; qu’arrastren dolores y achaques porque nun tienen tiempu y/o dineru pa permitise’l luxu de la salú; qu’echen mañanes nel INEM pa que-yos digan too a lo que nun tienen derechu. Y asina…
Será por idees.  Ésta val pa esbozar una sorrisa de revancha. Pero seguro qu’ente toes tenemos unes cuantes bones. Porque, como una bola de nieve que baxa pel monte, si nun l’apares a lo primero, faise cada vez más grande y acaba estrapayándote. Como a un sapín na carretera. Yo, polo menos, nunca tuvi vocación de sapu. Y que conste que nun tengo nada contra los sapos, qu’hasta cuando yera neña teníemos ún nel portal de casa, Pepe, que nes nueches de branu facía “tip, tip” dientro d’una madreña. Pero nací persona. Y, por muncho qu’esti sistema lo intente, nun se m’acaba de quitar.