Un llunar nel sol

Esto ye una familia de xente negro, en Chicago y a finales de los años cincuenta del sieglu XX. Una madre, una fiya, un fiyu, la nuera y el nietu. Viven nun apartamentu pequeñín, compartiendo los cuartosy el bañu comunitariu del edificiu. Al quedar viuda, la madre recibe’l seguru de vida del so home, 10.000 dólares, y decide invertilos nuna casina en condiciones, con cuartos nos que tener una vida propia dientro de la común y hasta con un cachín de prau nel que cuidar d’unes flores.
Pero en cuantes que formaliza la compra, preséntase nel apartamentu’l presidente de, por dicilo asina, l’Asociación Vecinal del barriu residencial al que yá tán planiando la mudanza. Cuénta-yos que ye un barriu obreru, de xente honrao qu’aforró pa comprar una casina, xente coles sos tradiciones, los sos valores, los sos usos y costumes… Xente que nun quier que cambie nada. Que trabayaron muncho pa vivir nesi aria residencial de xente de collor… blanco. Y que los d’un collor viven muncho más a gustu colos de la so mesma tonalidá de piel y que, oi, que qué más-yos da, que pol “bien común” el vecindariu ta dispuestu a compra-yos la casa por más de lo que pagaron y que busquen coles perres otru sitiu acordies a la so clase (collor, nesti casu).
La familia, mui digna toa ella, refuga la ufierta. Y faen bien. Tamién son xente trabayaor y heriede d’una llucha que tovía nun dio la última batalla. Sicasí, resulta que por cuenta d’una traición pierden parte del dineru del seguru y el fiyu valora entós aceptar la incivilizada ufierta de la “civilizada” comunidá blanca…
Acabo d’estrozar la trama (non del too) de la obra teatral Un lunar en el sol (1959) de Lorraine Hansberry. Pero la cuestión ye, aparte de recomendar la so llectura, ¿qué fadríes tu? Cuando taba lleendo’l testu y se punxo n’escena’l conflictu, intuyía que la respuesta diba a ser la de la dignidá, la de nun convertise en cómplices del racismu mazcaráu de bones palabres y, ensin llegar a salir de probes como camentaren nun principiu, salir polo menos d’aquel pisucu.
Mentes me figuraba’l final feliz que me diba dexar reconciliada col xéneru humanu, nun pudi evitar pensar que yo, guapamente, valoraría garrar les perres y vender un trocín de dignidá: ¿Diben acabar acasu col racismu siendo más probes y sufriendo, fácilmente, el racismu esplícitu y/o implícitu del nuevu barriu blancu y “honráu”?  ¿Muérrese de sobredosis de dignidá? ¿Pásense penuries por falta d’ella? Creo que la respuesta a les dos preguntes ye que sí, danse los dos casos: muerte o penuria por escesu o por defectu de dignidá.
La cosa ye qu’últimamente doi munches vueltes a estes coses: a la dignidá, a la moral, a la venta al por menor y al por mayor. Toi convencida de que l’apueste pola dignidá, anque termine en derrota personal, ye una victoria. Siempre queda l’exemplu, siempre vamos a contar esa hestoria, exemplarizante, de dignidá. Y ehí ta la ganancia. Cuando Rosa Park decidió, en 1955, nun dexar el so asientu del autobús a un ciudadanu blancu, fíxolo porque taba cansada. Y non del so trabayu de costurera, sinón “cansada de ceder”. La so acción personal de desobediencia a una norma del conceyu dio pie a una llucha polos derechos civiles que se vio recompensada pola fin de la segregación racial nos papeles (y nos espacios públicos), declarándonla anticonstitucional. La so acción, personal y pequeña, sigue siendo grande y sigue siendo una chispa que prende’l fueu.
Bien. L’apueste pola dignidá ye una victoria. El mesmu rellatu de la dignidá ye una victoria, como rescampló nel casu de la mentada Lorraine Hansberry que, con Un lunar en el sol, foi la primera autora negra qu’estrenó una obra en Broadway y la primera persona de raza negra que ganó’l Premiu de la Crítica de Nueva York. Y equí la victoria personal conviértese en colectiva.
Si tan claro ta too, ¿a qué ando yo con estes duldes? ¿Seré una inmoral? ¿Seré una ensinvergüenza moral? Serélo. Pero prefiero da-y vueltes al dilema a buscar disculpes: ye que, ye que… Con crisis y ensin ella, esti sistema ta pensáu pa que nos viendamos, fuerza física y mental, por separao o en pack, en llabores cuando xustes, cuando inxustes, cuando superflues. Y cuesta: ¿Cuánto necesito? ¿Cuánto nun necesito? Si lo fae tol mundu, ¿por qué non yo? ¿Hai dalguna victoria, aparte d’una conciencia arguyosa (anque sabemos que ye fácil engañala con xeneralidaes), nes renuncies cotidianes a la dignidá?
Sí, sí. Nun ye esto una cruciada contra tamaña palabra. Namás ye una confesión de dalguién que lleó va poco eso de “nunca digas d’esti agua nun voi beber, porque’l camín ye llargu y pue date la sede”.
Préstame la solución que da’l pensador inglés Terry Eagleton a esti problema, enfocándolu dende’l puntu de vista materialista: predicar la dignidá asina, a seques, ye mui guapo, mui cómodo y ye moralismu. La dignidá, o la moral, han tar en consonancia coles condiciones materiales de vida: nun-y puedes pidir a dalguién que muerre de fame que nun descuide los bonos modales nel comer cuando topó dalgo qu’echar a la boca o inclusive puedes entender que nun lo comparta si la so vida cuerre peligru.
Pero, ¿cuáles son les condiciones materiales mínimes nes que nos permitimos el luxu de la dignidá? Nun digo yo que nun les haya, creo que les hai, y que son les de la “vida digna”. Nesto foise quien a llegar a un consensu nes declaraciones internacionales de derechos humanos, señalando cuálos son los umbrales de miseria, qué ta penriba y qué ta perbaxo. El dilema de la dignidá ye más esnidiosu nos contestos nos que la necesidá nun ye estrema. Contáronme’l casu d’un mozu qu’aseguraba que nun podía “permitise” un día de fuelga porque tenía que mantener… ¡la moto! Y asina milenta situaciones nes que l’autoconcesión de permisos ye una dura negociación ente una mesma y el contestu racionalmente absurdu que l’arrodia.
Menudu xaréu. Igual ye que toi tan refalfiada que me permito’l luxu de dar vueltes a estes elucubraciones. Qué suerte tengo. Asina qu’otru día vuelvo con más, que les condiciones materiales tán del mio llau.