L’artículu del fin del mundu

¿Soi la única que nun ta nerviosa? Según les predicciones del pueblu maya (y, fundamentalmente, d’un puntu que vive n’Australia), el mundu acaba mañana. ¿Qué fadríes el día del fin del mundu?

Porque claro, una cosa ye que te digan: mañana muerres, a que t’espeten: mañana muerre tol mundu. ¿Oh non? Ye como si la primera fora una sentencia individual y inclusive merecida. Dalgo habrás fecho: fumar, beber, endrogate, nun dir al ximnasiu, vivir con una molición continua, cruciar la cai ensin mirar, comer como un gochín de cría, nacer xenéticamente predispuesta a…,  pasiar sin motivu aparente por una obra ensin les pertinentes midíes de seguridá, nacer nun país nel que la muerte ye una llotería que toca sin comprar un décimu, llegar a una edá na que la muerte ye dalgo más qu’eso qu’una posibilidá llonxana que-yos pasa a les otres… Mañana puede ser el to, el mio, fin del mundo.

¿Y qué pasa si’l final del mundu ye colectivu? ¿Qué diferencia hai? Si me pongo a pensalo, non muncha. Val, ponte, que mañana namás que fuera’l final del mundu pa mi. Que yá, que pasó y esto foi. Poco aprovechao, tengo que reconocelo. Vivío cobardemente. Intentando facelo bien, lo que significa nun facer dañu y, si pues, facer dalgo de bien. Pero siempre con mieu. Mieu a tolo que ta fuera de lo conocío. Salme Fonollosa recurrentemente. “El mio apueste ye al nun ser, a lo seguro”. Escoyemos tantes veces el nun ser como l’equivalente a lo seguro, el nun desmarcase, el nun marcase. ¿Habrálo más nun ser qu’esi vivir sin desmarcase nin marcase?

Nun veo muncha diferencia en que yo muerra a la tienra edá de trentaiséis años el 21 d’avientu de 2012 a que bien de neñes tean morriendo agora a la tienra edá de tres años (digo, si’l fin del mundu ye colectivu). Morremos, acabóse, y puntu. Bono, la diferencia ye que tuvieron menos tiempu que yo a “merecelo”, a buscáselo allegre o tristemente.  ¿Solucionaríamos dalguna muerte d’eses, de les neñes de tres años, siendo’l fin del mundu mañana?  Porque si asina fuera, había que tar faciéndolo yá.

Nun m’asusta muncho la profecía del fin del mundu. Sí m’asusta, tovía (espero superalo), la mio propia muerte. Nun hai muncha diferencia ente matar un ser vivu pasu ente pasu, con una tortura lenta pero segura, como fae de fechu’l sistema, y que’l mundo españe de sópitu. ¿Haila? Sí. Ye peor el sufrimientu alministráu d’a poco y a poco y como si lu merecieres (y non por fumar, nin endrógate, sinón pol simple fechu de nacer, existir, nun sitiu poco amañosu).

¿Y el fin del mundu? Sí, sí. Toes queremos el nuestru trocín de vida nel universu: ye únicu y irrepetible y, sobre manera, ye nuestru. Pero a la fin, acaba. Enantes o depués.

Nun ye que me preste, n siquiera que me sería indiferente, la idea de qu’acabe (o acabare), asina a lo xó, el mundu’l 21 d’avientu. Pero sí creo qu’hai poques razones pa preocupase pol final. Hai qu’esmolecese polo del mediu, esi mediu nel que tamos vives. Complentamente vives.  ¡Güei! Y el 22, guapamente, tamién. Y si non,  ¿quién me va a llevar la contraria? Ye lo bono de los apocalipsis.

Pequeñes grandes mentires que nos contamos (o cómo nos presta que medre la infelicidá ayena a costa de la propia)

En xeneral somos xente amable, xente que s’ayuda y  que nun desea’l mal ayenu. Polo menos nel mio círculu d’amistaes y nuna redolada de xente afín na que tengo enfotu por aquello de compartir unos valores. Pero claro, depués sales a la vida “real” (y con eso quier dicise mayoritaria, non que sía más de verdá), y plasmes una tres d’otra. Y non por que la xente de la vida “real” sía maligna y perversa, sinón porque nun s’entiende, básicamente, a qué fin, porqué se dediquen a lo que se dediquen: a amargar la existencia a les y los conxéneres con un ingrediente secretu: la so propia amargura. Y lo peor ye que parez que nun lo faen a mala fe, que ye una táctica d’autodefensa, anque con resultaos de duldosa utilidá.

Falo d’esa xente que te cuenta lo perbién que-yos va too, lo fácil que-yos salen les coses y lo bien que manexen esti enigmáticu existir. Son les pequeñes grandes mentires que podemos topar en cualquier conversación casual. La interlocutora, si nun ta preparada, pue salir con graves daños psicolóxicos cuando-y endilguen ún d’estos discursos. Si yá reflexonó sobre’l tema namás tien que regatiar la trampa con una disculpa cortés, que nun quita lo valiente.

La primera d’eses pequeñes grandes mentires ye la que te cuenta una madre primeriza cola so criatura yá criadina: “Ai, pos la mía nada. Nin llorar de nueche, nin una angustia, nin me quitó de facer nada, nel trabayu foron ‘supercomprensivos’, el mio home (falo de pareyes heterosexuales) compartiólo too al cincuenta por cientu… ¡Una maraviya! ¡Lo meyor que me pasó na vida!” (y pa enriba rima). Bien. Pue ser que lo de tener una criatura sía una esperiencia estraordinaria, ehí toi d’alcuerdu, porque colos nuestros índices de natalidá salse de lo ordinario. Pero d’ehí a dicir que ye entrar nel Paraísu del Edén y fartucase a mazanes dame qu’hai un bon trechu.

¿Por qué? ¿Por qué cuenten too eso? ¿Nun quieren que deprendamos coles sos vicisitúes y aventures? ¿Quieren venos desquiciaes, ensin dormir cinco nueches seguíes, a puntu de pidir el divorciu o lo que sía? (Cosa que nun facemos porque nun tenemos tiempo nin a pensalo seriamente, según me cuenten les amiguines que falen crudamente de la cruda realidá) ¿Quieren, como diz el poeta catalán Fonollosa, que “sufras lo que yo sufro”? ¡¡¡¡¿Por qué?!!! Hai que vacunase contra esi mal bichu de la revancha discursiva y indiscriminada sobre amigues y conocíes.

Nel casu de los homes la cosa cambia: bien pue ser que too fuera maraviyoso, que nel trabayu fueren “supercomprensivos” y nin angusties nin nada. Un camín de roses. Y nun digo toos, que sí, que sí, hailos que ponen too de la so parte.  Pero tamién tengo visto a dalgún presumiendo de la so recién paternidá, diciendo que ye maraviyosa, mentes la so pareya intenta que la criatura dea un minutín de paz vía teta o vía cachu de pan. ¿Echen elles de menos la conversación de persones adultes o satisfacen toles sos inquietúes  intelectuales cola molición pola comedera y la dormidera de la criatura recién llegada?

Y la segunda (nesti artículo): “Ye que yo, currémelo”. ¡¡¡Ah!!! ¡Acabáramos! El problema ye esa tendencia mía a la inercia (por otra parte, una llei de la naturaleza, de momentu, inderogable). Mui bien, mui bien, currante. ¿Tuvisti que trabayar mentes estudiabes? Ye más: ¿pudisti estudiar? ¿Había en to casa llibros? ¿Tenía la to familia relaciones “importantes”? ¿Salisti con un coeficiente intelectual penriba de la media (que ye equivalente, si nun te parasti a pensalo, a salir con ún perbaxo de la media)? ¿Si caes, sabes que te van a recoyer? Ye qu’asina ye más fácil atrevese a caer. ¿Aveces a llevate bien cola clas dirixente (sía de la clas que sía)?  ¿Tocóte una época na que la oposición salía con preparala? ¿Viviste’l boom inmobiliariu d’albañil de primera? ¿Y agora?

Ye verdá. Hai xente vago, que nunca dio palu al agua, que s’aficionó a la droga yá dende bien mozo o que s’enganchó a la vida contemplativa. Y de toa esa xente, una ta tirada na cai y otra, por poner, dirixe una empresa o dedícase a la creación artística. De too pue pasar nesti país.

La primera gran mentira correspuende al mitu de la maternidá.

Una vez que tomes la decisión, a ver quién ye la guapa que s’arrepiente o confiesa momentos d’indecisión ensin sentir que la miren como la Bruxa Piruxa en mandilín y a puntu de cocinar a la criatura con patatines. Non, non. Les muyeres realícense a traviés de la maternidá y ye “lo más guapo que-yos puede pasar.” Los homes pueden ganar premios nobeles (igual igual que la Unión Europea), escribir una novela o facer la revolución. Ehí complétense como seres humanos y después inclusive pueden tener una familia numberosa que colme’l so egu y esparda la so valiosa grana. Pero una muyer… ¿Cómo puede terminar cola moral pel suelu cuando cumplió’l so destín? Ye contranatura. ¿O non? Y asina, por nun confesar lo inconfesable, de cuando en cuando topamos amiguines que nos cuenten lo chiripifláutico que ye too. Porque si siempre foi asina, y a mi nun me salió como nel cuentu, será porque dalgo fixi mal. Trátase d’asumir la culpa y después poner una franquicia  cuIpicida a disposición de toles muyeres n’edá fértil. Y asina medra y medra’l mitu de la maternidá, mentes poques falen de qu’hai dalgo que nun encaxa nin na estructura familiar nin na social.

La segunda gran mentira vien del mitu de la meritocracia. Parez ser que vivimos nun sistema nel que si t’esfuerces, lluches y espatuxes consigues unos mínimos (inclusive unos confortables) niveles de bienestar. Pero nun ye asina. Anecio col mio materialismu y, ensin negar en nengún momento la responsabilidá del ser humanu sobre los sos propios actos, tampoco nun creo que cada cual tien lo que se merez en consonancia colos sos esfuercios. Sí, sí. El trabayu y l’esfuerzu valen. Y les condiciones oxetives tamién: escaeceles cuando se fala cola conxénere, culpabilizándola de la so miserable situación, ye escaecer que vives nun sistema que premia la sumisión y que ye mui selectivu cola llista d’invitaes a la fiesta: primero les de la mio clase, después les que se quieren paecer a la mio clase (y se paecen), y pa detrás les que sobresalientemente llegaron hasta equí, pasando pruebes de titanes, que ta feo nun dexar entrar a quien tanto sufrió (y ye cuasi como yo).

Munches veces el “yo currémelo” respuende namás qu’a eso: a intentar esconder les trampes del sistema, a nun tener qu’esmolecese nin mediu minutu en sentimientos solidarios o empáticos y a nun falar de les condiciones oxetives que, por muncho que “te lo curraras”, tuvieron de la to parte.  Si te va bien, nun te sientas mal. Aprovéchalo y si quieres solidarízate cola que nun salió de la miseria. Pero nun la culpabilices (a costa del to cristianu sentimientu de culpa o de la inorancia de cómo funciona’l sistema) de la so miseria. Que yá ye abondo.