Coses de Casa

Diz mio güela qu’agora yá nun hai mozos que trabayen, que yá nun ye como enantes. Y cuando mio güela diz mozos ­–ella, que nun ye filóloga anque sabe munchos dichos- quier dicir mozos. Les muyeres lleven el trabayu incorporáu de serie. El de cocinar, el de llimpiar, el de cuidar, el de mirar pola tierra, el de quitar el polvu, el de facer un recáu, el de poner la mesa y el de quitala. Ye abondo, anque nun haya perres que lo paguen. Y sobreentiéndese: si yes moza y dalguna d’estes cualidaes te falla, dalgo falla… A los mozos lo que-yos falla, según esti razonar, ye que nun quieren trabayar por una perrona o de baldre. Como enantes. Eso ye verdá: los mozos d’agora nun quieren trabayar como los d’enantes. Nin les moces.

Diz mio güela que nun entiende a qué tanto llamentase por cuenta les perres. “Entós, ¿cómo nos arreglábemos enantes? Con una saya pa tol añu, con patates y berces, con nada”. Nun solemos contesta­y. Quéden­y los comentarios nel aire porque, claro, tien razón, pero cuéstanos da­yla (y como yá la tien de mano…). La xente d’enantes arreglábase.

Nun se m’escaez una frase de la escritora Arundhati Roy: “El ser humanu ye un animal de costumes. Y acostúmase a cuasi too”. Pali que pali, avezámonos. Y les costumes ye lo que tienen: cuanto más grandes y cuanto más enrraigonaes, menos se ven, garren el don de la invisibilidá, y entós ye cuando más cuesta quitales si ye mester quitales (hasta devienen en vicios, que pueden ser por misión o por omisión).

Diz mio güela que les mandarines enantes yeren más pequeñes, que d’ónde traerán éstes tan grandes d’agora.

Diz mio güela, con tol conocimientu, que los animales saben lo que nun ta escrito. Que si dalgún día sabremos lo que saben.

Diz mio güela qu’hai quien manda porque hai quien obedez.

Diz mio güela que colos años depréndese muncho. Digo yo que claro, que sinón pa qué.

Diz ella qu’eso, qu’a estes altures pa qué. Digo yo que nun sé. Que pa tar unes con otres.

 

 

Anuncios