El mio tesoru

 

Espárdese como la pólovora estos díes, a manera d’alcordanza, una de les grandes reflexones del escritor y economista José Luis Sampedro: “El tiempu nun ye oru. L’oru nun val nada. El tiempu ye vida”. Nun sé lo que val l’oru: la xente de la mio dinastía foi siempre más de repeler los metales que d’atropalos.

Pero sé mui bien lo que val el tiempu. Sélo desque los estudios y la vida llaboral m’arramplaron con esi luxu infantil de dicir: “¡Abúrrome! Hasta me parecía un delitu sentir a dalguién soltar tamaña barbaridá. El pocu tiempu que tenía yera preciosu, anque siempre con esi toque d’ansiedá que xenera’l que fuera cronometráu.

Conocí esi tesoru maraviyosu tando nel paru: los primeros meses nun paré de lleer noveles y noveles y noveles. Porque sí. Porque m’apetecía. Porque yeren males o bones, pero nun teníen más propósitu qu’entreteneme y illlustrame. Hubo un tiempu qu’hasta principié a preocupame, porque nes mios conversaciones particulares sacaba a tal o cual personaxe d’una novela y falaba d’esa muyer o esi home como si fueren del mio círculu más cercanu. Tiraba de los sos argumentos y rellataba les sos desventures como si de la vecina del segundu se tratare. Una vez que detecté’l problema, decidí tener un poco más de vida social y separar la vida real de la ficción. Hai abellugos mui cómodos, pero facer d’ellos esconderites nun mundu paralelu igual nun ye lo más sensato nestos tiempos.

El casu ye que tengo que dar la razón a un puntu d’estos malos malonos, qu’un día aseguró, a cara descubierta, que la xente que tábemos nel paru garrábemos el viciu de nun trabayar. Y un viciu, según la Wikipedia, ye un “hábitu o práctica que se considera inmoral, depravada o degradante nuna sociedá”. Y bono, pue ser que yo garrare esi viciu, que ye verdá que tengo tendencia a les adicciones. Sicasí, yo sentime más inmoral, más depravada y más degradada cuando tuvi que trabayar. Y eso que nun lo facía por viciu, sinón por dineru, el inxustu y necesariu pa vivir.

Agora que tengo mui pocu dineru, munchu tiempu y el privilexu d’una rede familiar y social que me permite nun cayer nel abismu, disfruto del luxu del tiempu y cuido d’él como si fuera’l mayor tesoru, y quiciás lo sía, qu’enxamás voi poseer.

Eso sí, el tiempu ta mui pocu valoráu. Naide-y diz a una amiga: “Oi, tu que tienes perres a retorcer, como nun me das unes cuantes, que facíame falta dir a un spa a relaxar”. En xeneral, nun se nos ocurre y entenderíamos que la -hasta agora- amiga vacilara en soltanos les perres allegremente. Pero vaya, si tienes tiempu, parez que ye d’usu públicu: “Oi, tu que tienes tiempu abondu, como nun vas y me arregles estos papeles”; “oi, tu que tienes tiempu a mamplén, como nun me cuides a la criatura mañana, que tengo yo que dir a una folixa mui folixera”. Inclusive hai xente que, anque nun parez que tea naguando por pidite un ratín del to tiempu, sí considera que ye’l so deber ayudate a organizalu (marafundien el suyu en tales empreses): “Oi, tu que nun sabes qué facer con tantu tiempu -dase por supuesto que nun sabemos manexar tala riqueza- cómo nun t’apuntes a un cursín”. Home bah. Yá m’alvirtió una amiga de que diba acabar deforestando l’Amazonas yo sola de tantos titulinos qu’atropé a base de tiempu y dalguna perra.

Ente la xente de la mio calaña, eso sí, respétase bastante a quien disfruta de l’ayalga del tiempu, porque sabe que, como’l dineru, nun ta fácil de ganar nin de conservar. Trátase d’usalu con sabiduría, d’invertir no privao y socializar bona parte, a gustu y necesidá. Porque, lo mesmo que’l dineru, si s’invierte namás nuna mesma pierde tola gracia.

Y lo de trabayar hai que miralo bien. Porque en munches ocasiones (pienso en policíes, abogaes, periodistes, operaries de la banca, economistes, botones d’hoteles -¿existen o namás salen en la tele?-, comerciales, espertes en marketing…) trabayar ye cuándo inmoral, cuándo degradante, cuándo depravao. Ye verdá qu’hai ocupaciones bien dignes, pero les condiciones llaborales avecen a pervertiles. Entós, ¿a qué fin tanto esprecetase pola trabayadera? Sí, sí. Yá sé que lo qu’hai que facer tien de facese. Pero né, con cordura y ensin atragantones, que yá sabemos qué pasa coles sobredosis. Y eso que, al parecer, trabayar nun ye un viciu. Anque lo pareza. Tanto, que voi poneme bien llueu a buscar dalgo degradante, inmoral y/o depravao, porque tán escosando les mios reserves de tiempu.  

Anuncios

¿Xeneración perdida?

Tuvi informándome y resulta que, por unos añinos, nun entro dientro de la xeneración perdida. Colo romántico que me paicía. Pero non: ehí ta la xente d’ente dieciséis y ventinueve años que, nesta coxuntura, nin alcuentra trabayu nin cuenta topalu. Son, según la Organización Internacional del Trabayu, xente mozo “descorazonada”, ensin espectatives y eso va a marcar a esti colectivu’l restu de la so vida. Como pa non.

Sicasí, por rabilar col llinguaxe y agora que tengo tiempu (anque nun tea estadísticamente perdida), tien el so aquel lo de la xeneración perdida. De mano, el términu parez ser que lu acuñó la escritora Gertrude Stein pa referise al “grupu d’escritores estaunidenses -Francis Scott Fitzerald, Ernest Hemingway, John Dos Passos, John Steinbeck, Henry Miller- que fixeron la so carrera depués de la I Guerra Mundial. Na so obra reflexaron el clima de pesimismu de la posguerra y la Depresión. Frustraos pol vacíu cultural del so país, la mayoría d’ellos viaxó en dalgún momentu a Europa y instalóse en París, onde vivió intensamente los años venti, la dómina del jazz y el so ambiente artísticu”, esplica la revista Muy interesante (por cierto).

Tien dalgo d’épico lo de que te pongan al altor de tala xeneración, anque sía nominalmente. Pero non. Esti mundu corrompe hasta la so mitoloxía, y agora ser una xeneración perdida yá nun tien nada que ver con “viaxar” a la vieya Europa a recuperar la fe en dalgún valor, na vida, n’escapar a otros territorios onde la existencia nun sía un devenir puramente material y materialista. Agora ye lo contrario: nun se viaxa, emígrase. Nun se busquen nesi trayectu otros valores, búscase materialidá (cosa que, d’otra manera, namás desprecia o inora, paradóxicamente, quien tien muncha materia, non necesariamente gris, alredor). Poca épica, pocu romanticismu y un aquel de necesidá.

Y retorciendo un poco más el términu, vamos a la definición “científica”, que siempre da xuegu. Sobre too si echamos mano del Diccionariu de la Real Academia de la Llingua Española (DRAE), esi mapa ideolóxicu de la llingua española. Una xeneración ye, según la institución, un “conxuntu de persones que por nacer en feches próximes y recibir una educación y influxos culturales y sociales asemeyaos, compórtense de manera afín o comparable en dellos sentíos”. Hasta equí bien. La nuestra Academia de la Llingua Asturiana da una definición asemeyada. La migaya ta nel axetivu, en “perdida”. La DRAE diz que, ente otres coses, significa:

  1. Que nun tien o nun lleva destín determináu.

  2. Home ensin provechu y ensin moral.

  3. Prostituta (tien hasta gracia, porque nun lo diba buscando, pero salió. Póneslo en femenín y sal “puta”, nun falla).

Nel casu del asturianu, l’axetivu tien un significáu más terrenal y emocional1, polo que nun val pal asuntu sociolóxicu que nos ocupa. Sí val la primera definición de la DRAE: “Que nun tien o nun lleva un destín determináu”. Ehí tamos.

Sicasí, cuando falen dende la economía o la política institucional de la “xeneración perdida”, tracamundien el sentíu, porque dame a mi que sí hai un destín determináu: paru, miseria, alienación na miseria (peor que l’alienación nel trabayu, y mira que ye mala), lumperización, anomia, polvorín… Nun me parez a mi qu’haya que ser la bruxa más piruxa de Wall Street pa columbrar un (más que posible) destín a la xeneración. Asina que, en realidá, lo que quieren dicir ye: xeneración “non productiva”; xeneración “non alienada nel mercáu llaboral”; xeneración “sin accesu al consumu”; xeneración “inxustamente aprobetayada”; xeneración “desestructurada”; xeneración “na que marafundiamos una montonera de perres adiestrándola pa nun dar beneficiu”… Pero claro, yá lo dicía al principiu, ye muncho más romántico y épico llamala xeneración perdida.

Pa enriba de too, ye que nun se perdió nada, asina que tampoco ta bien facer creer a la xente que tien dalgo que buscar, que dalgún día vas topar dalgo que desapaeció. ¿Non? ¿Perdiéronse puestos de trabayu? Entós tendría sintíu buscalos. Pero la realidá ye que desapaecieron. La burbuya españó, namás queden restos de xabón pel suelu, y yá s’encarga de pañalos la mano d’obra esclavo que la sida de la crisis punxo en bandexa. Diba a ser más honesto dicilo a les clares en cuenta de tener entreteníu al personal restolando ente les ruines. Sí, sí, podíemos repartir el qu’hai, el xustu y necesariu, pero eso de repartir suena a comunista. Y d’esti tema yá falamos y decidimos que nun molaba.

En fin. Estadístiques aparte, prestábame ser de la xeneración perdida, de l’académica: la que nun tien o nun lleva destín determináu. Nesa llevo cotizando una montonera d’años (o eso quiero pensar, qu’anque dacuando cueste muncho, salme de baldre).

 

1 . Perdíu, -ida, ío. Puercu, entafarráu [de daqué].Púnxose perdíu de merengue del pastel. 3Enllenu [de dalguna cosa que causa perxuiciu].Esti neñu ta perdíu de ronches. Esta planta ta perdida de cocos. 4Desgraciáu, sinvergüenza. 5 Con muncha gana de [daqué]. El neñu ta perdíu por dir con vosotros. 6 Mui namoráu de [daquién]. Bala perdida, persona folganzana y poco formal. 2 Proyeutil que se dispara ensin saber ónde va dar. Casu perdíu,persona de mala conducta y que nun ye a ameyorala.