La llinia vertical del fracasu

Voi dicilo. Soi un fracasu. Yá lo conseguí, y en mui pocu tiempu. Yo creo que tengo les cualidaes, que valgo pal puestu (el del fracasu). Nun topé trabayu namás llegar a London, la ciudá de les oportunidades (o eso parez, pol ritmu al que medra la población española). Nun taba esperándome a la puerta del albergue, y eso qu’avisé con tiempu.

Fice un puñáu d’entrevistes con escasu éxitu. Pero cada vez les faigo meyor. Agora yá sé’l trucu: dicir lo que quieren oyir. Parez fácil, ¿non? Mui difícil nun ye. El problema nun ye topar la frase correcta, lo abegoso ye sintise agustu -y creyible- na actitú. La d’asegurar, ensin que te dea la risa o te mires a ti mesma como una total desconocida, que la to pasión ye la comida rápida, fregar platos, llimpiar la basura ayena, vender la lluna y el sol al meyor postor. Qu’a ti lo del dineru nun t’importa. Que yes feliz como una perdiz trabayando, hasta de baldre si se diera’l casu, pa tan noble compañía. Quien ta enfrente sabe que ye mentira. O eso espero, porque sinón yá nun entiendo nada de nada. Sólo quier que lo digas, que confieses. Que te pongas de rodiyes y agaches la cabeza.

Al principiu costóme. Inocentona: confundiendo los bonos modales cola humanidá. Qué tendrá que ver. Pero creo que lo voi garrando.

Bono, tanto, que yá firmé un papel -non, nun llega a la categoría de contratu, a nun ser que sía de compraventa- nel que cuasi regalo los mios servicios de xornalera del sieglu XXI. Dixéronmelo a les clares el primer día: si hai trabayu, llámote, sinón, quedes en casa. Toi de housekeeper -llimpiando y faciendo cames- nun hotel de los bonos. La xente que s’agospia ellí paga por una cerveza el doble de lo que-y cuesta que yo-y dexe’l cuartu como una patena. Porque a naide-y presta llegar a un hotel, pagar una pasta (al hotel), y topar una mota de polvu na mesa de nueche, un pelu ayenu, un nunséqué na moqueta. Los cuartos más baratos ronden les cien llibres per nueche. Si namás pagares el salariu de la llimpiadora, por cien llibres de nada podíes quedar ellí cuasi cincuenta nueches. Y tendríes el cuartu llimpiu y relluciente toles mañanes.

Hai xente que considera qu’esi trabayu nun ye pa ella. La xente d’Inglaterra la primera, vaya, porque nun se ven aboríxenes faciendo tala cosa. La de la emigración, la que tien estudios, sufre cola inxusticia de tar nun trabayu perbaxo de la so preparación. A mi gústame tar estudiá. Nunca me faltó una beca pa estudiar lo que quixe. Y eso que gané -y nun falo de dineru, que será por perres… Nun m’importa tener un curro perbaxo de la mio cualificación. Impórtame qu’esi trabayu exista. Que la mio fuerza de trabayu, y la de les compañeres, sía tan barata. Tan nada. Eso sí: el menor descuidu merez un rapapolvu dignu del más malu de tolos malos de toles películes males. ¿Hubo otru crack bursátil? ¿Un tsunami? Tal cual m’abultó un día qu’escaecí reponer el rollu del papel hixénicu. Mea culpa. Claro, nun ye pa menos. Hai xente que pagó 250 libres pa dormir una nueche nun sitiu impecable. Ye lóxico qu’esa xente se ponga fadia y, pa nun llegar a tala catástrofe, escolfóriase preventivamente la mio supervisora.

Somos toes muyeres. Les que llimpiamos. Nel últimu escalón de la escala alimentaria. Xusto penriba de nós hai dalgún home. Tamién llimpien, anque de cuando en cuando usen la fuercia. Y pa esos de cuando en cuando, si se requier fuercia, usarémos a un home y pagarémos-y esi esfuerciu. Un pocu meyor qu’a la de la bayeta, que oi, si naciste con ella na mano, qué te cuesta boba.

Estes coses, de toles maneres, nun son pa contar perehí. A naide-y gusta tar abaxo, debaxo. Pero la realidá ye que l’abaxo ta ehí. ¿Ye un fracasu? Non: ye una midida métrica, social y económica. El fracasu ye nun ser quien a velo, aneciar en vivir en vertical, colo relaxante que ye siguir la horizontal.

Personalmente, yá dimití. Ye fácil, y lliberador, cuando tienes tan perpoco que perder. Namás les hores y la fuerza de trabayu, empleaes a precios de saldu. Y yo, polo menos, anque punxi’l cartel de rebaxes, tovía nun toi liquidando.

Lo que yo vi

Conocí a una moza d’Arabia Saudí. Lleva velo y sandalies, unes sandalies peles qu’asomen les dees de los pieses. Tien 17 años y ye simple como la más simple. Ta arguyosa porque cuando va d’escursión al desiertu, cola so familia y cuando naide la ve, conduz. A les muyeres nun les dexen conducir n’Arabia Saudí. Pero nun pudi con tanta simplicidá. Y non porque la oprimiera’l guapu pañuelu que llevaba sobre la melena, seguro que fermosa. Dame que la oprimía la falta d’espectatives, l’aceptar un modelu fechu a la so midida, tar agustu na cadena. Como tantes tamos. Nun yera’l guapu pañuelu que llevaba na cabeza lo que me revolvió.

Y cuánto falamos de trapos, de tacones, de velos, de sostenes. Y qué poco d’educación. Tal parez que nos va la vida en si les muyeres lleven falda tobillera o en si ponen les tetes al sol.

Esta mocina tien una amiga qu’estudia informática. Va a la universidá. Ye llista. Vése-y nos güeyos, baxo esi velu que nun ye quien a tapar que ye una muyer que sabe, qu’estudia y que, guapamente nun sabe lo que quier -como tantes a la so edá-, pero va a investigar sobre’l tema.

Tamién vi a cuatro amigues intercambiando chancies, na parada del bus, empantallaes énte los últimes bilordios que-yos cuntaba’l so móvil d’última xeneración (como elles). La so mocedá rellumaba ente les costures del burka. Igual nun necesiten un exércitu que masacre a la so familia cola sida de rescatales. Quiero pensar que van lliberase elles mesmes, ensin falta de batallones de combate nin homes “perconcienciaos” que deciden que les muyeres son incapaces de decidir.

Descubrí que me deprimen los llibros d’autoayuda. Una psicóloga d’éxitu (n’escribir llibros polo menos) diciéndote que nun lo tas enfocando bien. Qu’hasta agora too tuvo mal. Que take it easy mentes el mundu, esnidiosu, esbarrumba.

Fixi más descubrimientos. Que ye bono ser d’un sitiu, el que sía. Toos son bonos si dalguién t’espera. Si non, qué cosa.

Y tantes gracies. A una quéden-y grandes munches coses. Como’l paicer d’esti mediu. Mui grande.