Nun sé si venir o volver (y yo tampoco nun lo entiendo)

Bono, bien. Una procura nun molestar y,  por gracia o desgracia, nunca fue una gran molestia, creo, anque seguro qu’hai xente que tien opiniones controvertíes al respective. Pero vaya, lo que vengo a dicir ye que nun somos más que frebes prescindibles nel enguedeyu que nos agospia. Non muncho más. El casu ye que vamos caminando por esti camín y topes de too. Parezme una simplificación dicir que’l camín ye de roses y espines. Blancu o negru. Pa la mayoría el camín ye silvestre: enllenu d’escayos, caleyes nes que manda’l derechu de pasu y margarites,  tan guapes elles, tan comunes, tan dependientes de que salga’l sol o llueva.

Asina somos la mayoría. O yo, que m’incluyo, sin pidir el carné, nuna mayoría de xente que camina al debalu.  Como namás tengo una vida, camínola a midida qu’avieyo y cuéstame munchísimo eso de dar por fecho que por vieya soi más sabia. Ye terrible. Yo pensaba, va yá pa venti años, qu’en venti más diba a tener les respuestes o, polo menos, les preguntes. Y nada. Nun hai manera. Nin les respuestes y nin siquiera una bona entruga.

Sólo sé que me faigo vieya igual que me fixe moza: estudiando, buscándome la vida, intentando entender. Y eso nun ta mal. Nun ye dramático llegar asina al final. Sicasí, vivo nun mundu nel que nun hai manera d’aposentar, de dicir: “equí toi y equí llegué” (lo que tamién me parez terrible, d’otra manera. Qué lío). Préstame muncho la vida como búsqueda, pero nun me presta nada intuir que l’actividá, el movimientu, sía una forma d’engañar al destín, a la muerte. Igual que non por muncho madrugar amanez más ceo, non por muncho facer (depende de lo que faigas, claro), vives más. Falo sobre manera del facer axetreáu, del acumular, del coleccionar, del axuntar, del producir productivamente, del cumplir deseos/órdenes ayenes. Y asina nos topa la muerte, al serviciu de causes “mayores” pa les que la nuestra muerte ye un contratiempu menor.

Que claro,la muerte  ye mui épica nos relatos épicos, pero na vida real ye foina, sucia, y lenta  (dacuando tamién ye rápida, llimpia y catártica, que nun hai que xeneralizar con tal asuntu). Pero en xeneral, nestos tiempos d’allargar el tiempu, anque nun sía vital, despídese con secreciones, llamentos y llárimes. Ye mala de ver. A nadie-y gusta l’espectáculu. Pero ye priváu, ye lo bono. Namás la familia. Depués yá vendrá la fanfarria, que tiempu habrá.

El problema, digo yo, ye esta vida.  La de la xente que subsistimos intentando subsistir. Descubriendo que’l problema yá nun ye cómo facer dalgo bono, sinón nun facer, simplemente, dalgo malo. Nun facer mal a la xente que nos arrodia, nun pisar les margarites que salieron porque güei, mira tú, fixo sol. El problema ye cómo facer que, por mi y por toles mios compañeres, mereza la pena.

El problema nestos tiempos, nos qu’avieyamos cumpliendo cuarenta años como quien cumple venti, ye que nun salimos de la precariedá. Que somos bisarmes al debalu ensin destín nin fin. Que quien tamos nel campu de les ensin destín, de la fuerza del trabayu volátil, del búscate la vida, del quién sabe mañana, anque viaxemos cola allegría de quien ta siempre en viaxe, de quien descubre horizontes nuevos, y disfruta del descubrimientu, tamién sufre la perda de nun poder compartir esi horizonte.

Fuimos llabrando un camín de compromisos, pequeños pero fuertes. Y queden atrás. Nun van contigo. Nun ye lo mesmo emigrar a los 18 años qu’a los 35, 36, 37 ó 40. Non porque tengamos menos fuercia física p’asumir la mierda de trabayos que nos toquen, sinón porque tenemos más mieu a que tolo que construímos, la nuestra rede social d’apoyu (amigues, familia, complicidaes, sobreentendíos…), desapareza, que nun sía nada o que vivamos cola certidume de que perdemos un tiempu valiosu; l’escasu que dura la nuestra vida, pa disfrutala con too eso que nun foi producitivo pero sí foi vital. Una cosa ye trabayar sin ton nin son. Otra cosa ye que’l nuestru xefe, o la nuestra xefa, nos pida, por imperativu llaboral, que síamos la empleada perfecta de la new age (anque creo qu’esti términu yá ye vieyu): nada de compromisos familiares, nada de pareyes, nada fuera del trabayu de mierda (y inclusive anque nun fuera tan de mierda) que tienes.  Nun ye que me quexe, que nun soi de quexame. Soi más de pensar, de si merez la pena. Y concluyo que nun se nos puede pidir una cosa: nun tener vida. Nun tener raigaños, nun tener quereres, nun tener compromisos. Podemos viaxar, podemos deprender, podemos cambiar. Pero nun podemos ser eternamente  volátiles, a nun ser que lo decidamos espresa y mui voluntariamente. Lo demás ye neganos la vida, que nun consiste en mantener unes costantes vitales y una fuerza de trabayu. La vida ye vivila, compartila y nun masacrar margarites ensin motivu aparente.

Lo demás ye un viaxe a nenguna parte. Parezmelo a mi, que compré billete de dir y volver. Y nun sé si volveré. O vendré.