Cómplices del mal

Publicao en Vértigu

Una de les preguntes más perverses que s’estila últimamente nes entrevistes llaborales ye la de: ¿Y tu, por qué quieres trabayar nesta compañía? Je, je. Mirada cómpliz, nervios al otru llau de la mesa: d’ésta va a salir bien la interpretación mediocremente ensayada delantre l’espeyu. Cuando les entrevistes, y la pregunta, se repiten más de la cuenta y el cansanciu amenaza con ganar la partida, lo que más apetez ye relaxase, arrepanchigase na silla y empezar ya a rise. ¿Pola pasta? Claro que sí. ¿Parezte que diba tar yo equí con vestíu de gala si nun fuera pola pasta? ¿O qué? ¿Tu qué crees? ¿Convides a un dalgo? A mi ye que nun me da nin pa pipes el déficit qu’arrastro.

Dicen que nes entrevistes llaborales valoren la sinceridá lo que, paradóxicamente, ye una mentira de les gordes. Y tol mundu lo sabe. A nun ser la xente que lo cree, obviamente. Della d’esa xente ta tres de la mesa, faciendo la entrevista. Pero muncha otra ta al otru llau de la barrera, bregando por pasar esa prueba que-y permita acceder a una nómina cola que siguir manteniendo cuerpu y alma en vida. Y si ye bien triste’l trabayu esclavu, más triste ye l’esclavu feliz. Ési que se va a deprimir munchu en cuanto-y dean una patada a la primera de cambiu porque, ¡oh, maravilla!, too yera una mentira. Nin la empresa cree munches veces na empresa y menos en toa esa xente a la que pidieron una prueba de sumisión pa entrar nella. ¿Por qué quieres trabayar nesta compañía? Por amor y devoción, cómo non. Nestos tiempos lo único que se fae por perres ye casase. Acabáramos.

Simplificando, asina funciona. Munches veces toca trabayar n’empreses de duldosa moralidá y actividá: bancos, aseguradores, compañíes telefóniques, constructores destructores, periódicos empufaos… Industries del mal en xeneral. Y como tovía ta na cultura y nel sentir aquello de que’l trabayu define al individuu, lo qu’ésti fae pa nun alloriar ye garrase a él y, por malu que sía, facelu bonu. O, ensin reconocer la so bondá, aceptar la so estrema necesidá basándose na suya: ye que tengo criatures, ye que la hipoteca, ye que les vacaciones, ye qu’a mí con esto nun me llega… Y too esto ye otru cantar. Ye aceptar el mal como parte inherente de les necesidades personales. Eso yá nun lo piden nin nes entrevistes más cíniques y crueles. Ye esa sútil diferencia ente la llibertá d’espresión y de pensamientu: val que te “fuercien” a mentir como una canalla, pero eso nun significa que tengas que creer el catecismu que prediques. Faltaba más. Tovía queda dalgo dientro.

Vien esto a cuentu de les interminables discusiones sobre la pureza, la ética, la moral. Cuando una acusa a otra de tener un trabayu indignu, de vendese barato, de ser cómpliz del mal. Son cansines y aburríes, como un concursu de moralidá a l’antigua usanza. A ver quién ye la más pura. Quita, quita. Vivimos inmerses nel mal y entemedies espatuxamos, buscamos opciones, tragamos y de xemés en cuando vomitamos. Y, mentes nun topemos nada meyor o síamos capaces d’aguantar, siguimos. Cada una na so trinchera, meyor o peor, acordies a la so capacidá, los sos contactos y la so bona estrella. Nun hai que disculpase, nin xustificase. A ver quién tira la primera piedra. Eso sí, si te dediques a dar hosties a quien protesta na cai, nun pidas comprensión. Da igual les criatures que tengas qu’alimentar o les lletres d’hipoteca que tengas que pagar. Hai coses que sabemos que nun se faen, hai órdenes que nun s’obedecen. Los dilemas morales, los grandes grandes, a veces son los más fáciles d’iguar. Sí, sí, ye un tema bien complicáu que nun se soluciona en menos de mil palabres, pero oi, por dar unos apuntes.

Somos quien a ver la realidá. Bien de veces, de munches formes y en milenta variedaes (la ufierta ye descomanada) somos cómplices del mal: nos puestos de trabayu, na compra diaria, nos hábitos de vida. Pero ser cómplices, más o menos voluntariamente, más bien obligadamente, nun exime de la responsabilidá y les responsabilidaes son p’asumiles. Caúna na so midida. La caxera del bancu nun ye culpable de los desahucios, nin l’albañil de cualquier obra de Calatrava del desfalcu. Nun se trata de diliir responsabilidaes nin culpes, que si son de toes, nun son de naide. Pero sí de nun ser cómpliz de la maquinaria. De nun facer de la necesidá virtú. De resignase y negase como persona humana. A eso nun t’obliguen. Nin siquiera te paguen por ello. Porque oi, si ganen la batalla del pensamientu, la guerra terminó con una clamorosa derrota. Los xuicios pa los tribunales y los tribunales de pureza, pa quien los quiera. Ye meyor facer que too sía meyor. Asina de naive. Del qué y del cómo ya falarémos nesos ratos llibres d’existencia qu’entá nun vendiemos.

Anuncios