Otros tiempos, otros branos

Artículu de Naguando.

Nun acaba de salir el sol. Díes emborrinaos, d’orbayu y tonu gris. Nun me quexo muncho. Que m’alcuerdo siempre del pueblu, de cuando dicen “menuda seca” si nun llueve en cuatro díes. La güerta, la primero, y la yerba, lo segundo. Pa les vaquines. Yá nun vamos a la yerba y los nuestros branos nun tán determinaos pola nube de xunetu. Tardes enteres mirando a ver si cura o de si habrá que garrar l’ingazu a tou trapu porque empieza gotiar. A encucaxar.

Tocóme de neña tou esi engorru. Cuando Rogelio apigazaba a la solombra y de cuando en cuando abría’l güeyu pa dictaminar: esto nun ye pa güei. Los que llevaben a la so vera, ensin descansu, décades prodixoses, rezongaben un dalgo, pero cumplíen. ¿Quieres cucaxos? Facemos cucaxos. Y les neñes, los neños y la xente mayor facíamos cucaxos, que son como vares piquiñines pero un poco más rollu, porque al otru día hai que desfacelos pa volver a curar.

Les vares y los balagares sí que prestaben. Si te dexaben ponete enriba a pisar, menuda fiesta. Esquivando la triente y brincando nes altures ente palaes de yerba.

Agora yá nun vamos a la yerba. Yo, polo menos, nun voi. Y préstame pola vida lleer un llibru na playa y sentir les conversaciones de la xente que presume del restaurán tan baratu nel que cenó ayeri. Anque siempre, nun lo voi negar, me siento un poquiñín traidora. Qué comerán les vaquines agora. Hai más máquines y menos xente.

Tampoco nun lo voi negar: disfruto como un llagartín al solín, col llibru o con bona compañía. Anque me da la tristura cuando siento lo otro. Nun me presta ver cómo bien llueu la pandilla que presumía de restaurán baratu critica ente risotaes a l’amiga qu’acaba de dir a comprar una botellina d’agua. Yo nun tengo males amigues. Tremendu sinsentíu. Bondaes de ser selectivamente asocial.

Dame tristura y a la vez felicidá de la mala, la de sabeme llibre d’amigues a les que nun quiero y de ser tan rancia qu’enxamás diba dir con elles a la playa.

Enantes voi con Rogelio a la yerba. Con un ingazu y naguando por nun acabar mui tarde pa qu’asina dea tiempu a duchase y dir a les fiestes de La Salú a estrenar y presumir de vistíu nuevu. Y igual, si algamen les perres, montar nos coches de choque o nel pulpo. Qué mieu.

El branu ta ehí y meyor nun perdelu na playa ranciendo. Cuanto meyor mirar el cachín d’agua cristalino que tovía hai nel mar. Cuanto meyor lleer una bona novela. Cuanto meyor ser medusa y nun perder tiempu en conversaciones vacies ente’l sable.

Cuanto meyor deprender d’otres vides que yá nun tán, pero quedaron. De Rogelio, de la Pura, de la Lena, de la Zoa, de Pausides, de Leonides, de Margarita, d’Aurelio, d’Albina, d’Isolina, de José María, de Belarma, de Felicita, que ta a la vuelta de la esquina. De Teresa, que pasa y cuéntanos el so paicer y interesase pol nuestru. De pequeñeces que faen grande l’existir.

Cuantu tiempu echamos en nun facer nada, diríen toes elles, por mui azotaes que nos vieren en trabayos que naide acaba d’atalantar. Rapazones ensin sentíu y ensin saber. Ensin saber mirar, ensin saber falar despacio, ensin saber escuchar ensin priesa, ensin saber parar y alcordamos d’otros branos, d’otres vides, que tamién foron nuestres. Y saber que siguimos siendo probes y que guardamos tesoros. A repartir a manplén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s