El sieglu XIX, pero en moderno

Artículu de Naguando.

Diz Rosell, el presidente de la patronal, que nos escaezamos del trabayu pa tola vida, d’aquello del sieglu XIX tan prestoso. Anda perdíu’l presidente de la patronal. Supongo que ye porque él sí que vive nel XIX, cuando’l patronu echaba tol día ensin doblar el llombu, de paséu peles factoríes viendo cómo les bisarmes humanes qu’ellí trabayaben morríen bien llueu, pero dexando la prole al mandu pa siguir facturando. L’amu, mentantu, nel casinu fumando puros y reposando pa morrer de dalguna enfermedá de ricos, que tamién les hubo y les hai. ¡Qué tiempos aquellos!

Nun ye que queramos un trabayu fixu persé, señor Rosell, ye que tamos vives y garrámonos a la existencia. Como garrapates. Anque nun siamos nosotres precisamente les chupasangre. Por conformar, conformábemosnos con un trabayín a media xornada, pero qu’algamara pa vivir, ¿eh? Y si pudiéremos cambiar depués a otru más guapu tovía y con bones condiciones, pos tan felices. Que ye guapo cambiar, ye verdá, pero otru cantar ye dir de guatemala a guatepior. Y pareceremos fates munches veces, pero sabemos bien el significáu de los tiempos modernos. Hai una película vieya mui bona sobre’l tema, por ciertu.

Asina que nos conformamos con respetu, con gananos la vida pa dir tirando y si podemos dir de vacaciones como usté, pero en clas turista, figúrese… Vivir sin que te pisen y sin pisar, con dignidá. Y vamos a la definición de dignidá según la Wikipedia: valor inherente al ser humanu en cuantes que ser racional, dotáu de llibertá y poder creador. La RAE añede más y fala del respetu hacia sigo mesma y hacia les demás y diz tamién que la dignidá implica nun dexar que te humilden nin te faigan de menos. Coses mui del XIX.

Escaez Rosell qu’hai xente que llevamos una vida entera viviendo nun limbu ente’l XIX y el XXI, tan chiripitifláuticu él. Un limbu nel que’l trabayu precariu ye la norma y nel que la dignidá y les vides humanes coticen a la baxa.

Escaez Rosell que la llingua sangra de tanto mordela por nun morder la mano que te da de comer. Anque dacuando ye mui bona idea echa-y un ñascu: perdiste unes migayes, sí, pero desficístite de la cadena. Y como andes más lixera, nin les migayes eches en falta.

Escaez Rosell que por muncho “cuéntame” y muncho “sálvame” que nos inoculen, hai xente que ye quien a ver en qué sieglu tamos: el de la doctrina del shock, el de la estratexa salami (la de dir pali que pali hasta la derrota final), el de la polivalencia, el de les rebaxes llaborales, el de la llibertá de la mercancía, el de l’allambrera de pinchu pa la persona. El de, polo menos, sé nel sieglu que vivo: nun sieglu XXI nel que la patronal mira con señaldá al XIX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s