Y asina, tolos díes

Artículu de Naguando

Yeren dos paisanonos mazcaraos de paisanu. Nel medio diba un chavalucu, nun-y eché más de 18, y ún garrábalu pel brazu mentes atravesaben les dársenes. Y non pel pasu de cebra, que na estación d’autobuses de Xixón tienen xente con xalecos mariellos que te reñe si nun vas pente les rayes.

Baxaba de la llinia a les carreres, como siempre, y cruciáronse nel mio campu de visión. Paecióme raro. De ser amigos nun teníen pinta, andaben con priesa y nestes, mentes me figuraba qué tipu de tríu fadríen, el rapacín volvió la cabeza p’atrás y viome mirando.

Tenía cara sustu y nun supi, nun quixi, nun me dio tiempu, a devolve-y una mirada de simpatía, dalgo más que’l xestu neutru nel que rebota tolo que ta más allá de la mio presunta priesa. Y nel intre, caí: polo raro de la situación, pola mirada y pol coche de policía aparcáu al pie de la estación pal que se dirixíen los tres.

El rapazucu recordábame a un senegalés col que trabayé nun almacén en Bristol. Yera mui mocín y siempre nos ayudábamos. Supongo que nos preguntábemos mutuamente qué facía caún ellí: yo, por ser el tan mocín, cuasi un neñu, y a él camiento que-y chocaría que facía una muyer, cuasi una vieya, nesos andurriales.

Miré a los llaos y nun vi a naide más con cara d’estrañeza o, polo menos, de dulda. Figuraciones míes. Como soi descomanadamente prudente y nun quería dir de frente, di la vuelta al edificiu, que la policía ye mui de tener manía persecutoria y bien llueu te llanten un desacatu a l’autoridá.

Neses desapaecieron, nun había naide nel coche. Nun m’atreví a averame más a buscalos, a que m’espetaren ún “y tú qué mires”.

Marché encoyida, miserable, culpable, sabiendo de la suerte que ye tar en casa, sabiendo de lo difícil de vivir n’otra llingua, n’otru sistema, n’otres arbitrariedaes.

Nun se trata de confesar, de quedar tranquila cola valentía, mira tu qué cosa, de reconocer culpabilidaes. Namás contar, namás describir la impotencia, la cobardía, la indiferencia.

Y asina, tolos díes.

Cuesta mirase al espeyu, sí. Meyor con poca lluz. Lo xusto pa parecer. Que pareza que nun foi, que nun lo viste, que yera mui importante lo que teníes que facer. Que lo pareza.

Derechos llétricos

Artículu de Naguando

Esti branu gasté namás 12,13 euros en lluz. Tengo muncha suerte y, como tamién tengo un descuentu del 2%, ehí queda eso.

Pagar, pagué un peazu más de lo que gasté. Resulta que tengo que pagar pola potencia, por un impuestu llétricu y por arrendar los equipos. Y, hai más: tengo que pagar pol derechu d’accesu, pol derechu d’estensión y pol derechu d’enganche. Suma too esto y yá tienes 131 euros. A esa cifra, tovía hai qu’amesta-y l’IVA y una fianza llétrica -nun me digas pa qué, que yo enfotu tampoco-yos tengo- y asina quédate una facturina de 177 euros.

Nun ta mal pa un mesucu de branu. Ye verdá, la culpa ye mía, que tenía la lletricidá dao de baxa y al dalo d’alta, lóxicamente, xubió.

Lo que me chocó d’esta astronómica factura ye que tengo que pagar tantísimo por dalgo que llamen derechos. Porque oi, si lo llames impuestos pa escueles o pa sanidá, asúmolo comprensivamente. Pero nun lo llames derechos, nin, que me da la risa y un respigu.

Sicasí, esta risa nerviosa mía ye namás por cuenta de la falta de reflexón. Cavilé un bon cachu sobre los derechos y, a lo fato, pago por munchos más. Pol derechu a un techu, mensualmente apurro una mordida al bancu. Facemos como que’l pisu ye míu y, mentes haya perres, el bancu nun gurgutia y déxame dormir tranquila añerada nes mios ínfules de propietaria.

Pa sobrevivir, claro, tamién hai que pagar. Tou esi engorru de la comedera y demás. Anque nun tengo claro si esto ye un derechu, una obligación, una inversión d’altu riesgu, un vezu o una zuna.

Pa mantener el derechu a la mio salú reproductiva nes llendes de les mios capacidaes, inclusive de los mios deseos emborrinaos, tamién pago.

Pol derechu a la llibertá d’espresión nun tengo cuota, anque sé bien qu’exercelu a lo xo dacuando sal un poco caro.

Y asina foi cómo, gracies al recibu de la lletricidá, viénome la lluz (xunto con esta chispa centelleante pal chiste fácil).

Resulta que vivimos nun estáu de derechu al contao. A esti pasu, los derechos van llevar l’IVA de luxu y a ver quién s’avera a ellos. Tamos arreglaes.