Nun son parientes llonxanos

¿Alcordaisvos de cuando nos ochenta, na tele pública -la qu’había- poníen el vídeo de Leonard Cohen, el de First we take Manhattan? Debía ser hacia les tres o tres y pico de la tarde. Enantes de poner lo que fuera depués, supongo qu’una serie, anque d’eso sí que yá nun m’alcuerdo porque había que salir a la carrera pa escuela. Menudu rollu. Neses principiaba esi videu en blanco y negro (polo menos esa yera la bicromía del nuestru aparatu) y esi tan chan, tatatá chan.

Salía Leonard Cohen abrigadín y estiráu y una moza mui guapa que miraba al horizonte. Nun talantaba la hestoria, pero prestábame. Nun ye que fuera yo una neña adelantada al so tiempu y yá d’aquella me gustaren los cantautores sombríos. Naquel pisu de Pumarín sintimos la mio hermana y yo a los Hombres G como si nun hubiera más nada nel mundu. Igual yera que quería más quedar en casa y siempre me daba pena marchar y nun poder ver acabar el cantar. Ye lo más fácil. Igual yera que sentí a mio padre o a mio madre dicir que-yos prestaba y fíxeme col sentimientu. Igual yera que daquella nun entendía nada, pero’l parte nun soltaba la cantinela de la guerra fría. Tarrecía casi más aquella guerra que dir a la escuela, y mira que tarrecía dir a escuela. Y aquel videu tranquilizábame. Creo qu’había agua y eso siempre ye una salida. L’home y la muyer taben mui serios, quiciás tristes, pero paecíame a mí que sí, que lo diben conseguir. Asina que nun me daba tristura, namás gana de quedar en casa y ver cómo acababa la hestoria.

Volví a topame a esi señor de más granduca, pero tovía n’EXB. Mentes qu’esperábemos a que mio padre y mio madre acabaren d’echar la partida en casa de Vicente y Consuelo. Dos neños y dos neñes mirando un vídeo d’un conciertu que Leonard Cohen dio nel País Vascu. Un sábadu y otru y otru. Lleíemos los sostítulos y asina enterábemosnos de les hestories tan rares que cantaba esti home.

Volvieron a pasar años topándonos, cada vez teniendo más clara la importancia de practicar al violín toles nueches, de baillar hasta’l final del amor, de subir a un desván en Viena, de merendar té y naranxes, de saber lo que tol mundu sabe, de nun alcordase de qué, pero nun ser quien a escaecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s