Cipotudos d’estremu centru

La humanidá ta en peligru. El mundu, tal como lu conocemos, ta a puntu d’esbarrumbar (O, polo menos, por eso naguamos dalgunes). Y, ¿de quién ye culpa? De les feministes. Cómo non. Eses muyeres con esa zuna d’acabar col machismu. Esa cultura machista qu’en menos de dos meses d’añu acabó cola vida de 19 muyeres nel Estáu. Esa, esa. La del “porque yera mía”; la del “ensin ti nun soi nada”; la de “l’amor eternu”; la de la princesina llorosa naguando pol besu de la cárcel y la muerte; la de “non ye sí”; la de “nun sabes lo que quieres”; la de “yá aprenderás”, la de “tu pa eso nun vales”; la de la muyer-cosa; la de la guapa tonta; la de la fea marisabidilla; la de puta, zorra, pelandrusca a cada pasu que deas…

Les feministes quieren acabar col mundu tal como lu conocemos pa que nun sigan matando a muyeres; pa que la so voz se sienta (por munchu qu’alces la voz, munches veces parez que lleva un silenciador); pa vivir n’igualdá y ensin mieu; pa que se nome y se reconoza a les muyeres.Porque existen y porque tán ehí, por muncho que se les quiera inorar. Y anque la llingua castellana, tan pura, tan casta y tan inamovible ella, foi quien a crear la palabra “modistu” pa que nengún varón se sientiera degradáu al nivel de simple muyer trabayadora, cada propuesta feminista pa que la llingua describa la realidá ye interpretada como’l colmu de la sinrazón, de la inorancia y de la opresión llingüística y hasta social y política. Y  nel casu de qu’haya muyeres a les que nun nos faiga nenguna gracia que con perres públiques se promocione la cultura machista y lo digamos públicamente, yá llegamos al cumal: somos nosotres, les feministes que nun acabamos de creyer que teamos más guapes callaes, les culpables d’esta debacle cultural, social y política. Pa qué queremos más.

Asina lo ven, polo menos, los caballeros de la pluma cipotudos y d’estremu centru. L’iconu y estandarte podría ser  Arturo Pérez Reverte. Un clásicu endomingáu que nun dexa pasar la oportunidá de demostrar cómo son los homes de verdá y cómo deberíen ser les muyeres de verdá. Sí, sí, ta mui pola igualdá. Pero, a ser posible, de les muyeres “de verdá”, o sía, cómo les d’enantes, al so paecer. Y amás, tamién a ser posible, que sía too con muncha igualdá. Pero como enantes. Polo menos no que cinca a les muyeres. Y claro, hai munches muyeres que, como enantes, como que non. Eses sáquenlos de quiciu. Al so xuiciu, eses, les que llamen feministes males, son muyeres fees, frustraes y inorantes. Muyeres que nun saben lo que ye bono, qu’eso yá lo saben ellos. Pueden firmar munchos manifiestos pola igualdá, sí home sí, y políticamente correctos dirán que ta feo asesinar muyeres, pero siguirán espardiendo la cultura machista na que nun se pararon nin un minutín a pensar.

Parez ser que ye’l críticu y traductor Íñigo F. Lomana’l primeru en falar de la “prosa cipotuda”. Una prosa que tien dos característiques principales: virilidá y rimbombancia. Pérez Reverte ye un bon espécimen.Y tien seguidores en xeneraciones que s’educaron na EXB, na que supuestamente yá yéremos toos y toes iguales. Hai escuela, nun creáis qu’esto ye cosa de xente vieyo y rancio. Ehí ta la saga d’aspirantes a reporteros de guerra ensin mas guerra que la de la herencia familiar.

En xeneral, son aguerríos almiradores, o polo menos defensores, del exreporteru de guerra. Y ye qu’agora nun hai manera de que te paguen, bien, por dir a una guerra. Asina tán los tiempos. Ello ye que ta bien consolase firmando n’ilustres periódicos dixitales figurándose ser espadachines de la lletra en pos de la xusticia universal. Y, si acasu, salvar a una damisela. Una d’eses que, por munchu feminismu que lleera, en realidá nun s’entera de nada, piensen ellos, que lleeron a Pérez Reverte al completu.

Cachis en diez, hailos. Tienen menos de cuarenta y preséntense como una mirada brillante ente tanta mediocridá. Parecen dar a entender que son d’esquierdes, anque polo qu’escriben, péga-yos votar al PSOE. Lliberales clásicos. Son xente asina, como diz Tariq Alí, d’estremu centru, moderao na so socialdemocracia que ven inorancia y barbarie en tolo que tea a la so más mínima esquierda (Frente a esa esquierda inorante, ellos vense como pensantes, que rima con vacíu significante). Íñigo F. Lomana tamién define l’estremu centru como l’amestáu de sentíu común, costumismu arcaicu y falsa despolitización.

Tán ehí. Dan-yos sitiu nos medios, cola so imaxe de mozos airaos, iconoclastas y rebeldes ensin pausa. Rebélense muncho contra les feministes, que ponen en peligru la sacrosanta llingua española. A quién se-y ocurre qu’una llingua pueda evolucionar y adaptase a la realidá. A les feministes despelurciaes qu’estes plumes lixeres se figuren nes sos velees. Qué pena y qué mieu la prosa cipotuda y d’estremu centru.

Una prosa que salta esprecetada al mínimu análisis de xéneru: na música, na lliteratura, nos medios, na vida diaria. Consideren que dicir que vivimos nuna sociedá machista ye sacar les coses de quiciu. Esi ye’l nivel. Y si yá, concretamos con nomes y apellíos, considérense atacaos nel so íntimu ser. Y anuncien el fin de los tiempos y alerten de la dictadura de lo políticamente correcto. Una supuesta dictadura que, hai qu’atenese a los fechos, nun pide la cárcel a naide pol simple fechu de ser machista (a nun ser que lo materialices matando a la muyer, la fiya y/o la so amiga que diba d’acompañante). Nin siquiera denuncia y lleva a los tribunales a dalguién qu’esprese públicamente pensamientos machistes. La llibertá d’espresión, con ún, con una, perdémosla toes, asina que nun ye sensato atacar contra una mesma.

Eso fáelo la llei mordaza y failo’l Gobiernu del PP, mentes el PSOE, tan d’esquierdes él, calla, consiente y asiente. Pero non, el peligru, el verdaderu peligru, ye’l feminismu. Oxalá tuvieren razón y esto fuera l’acabóse: que la humanidá yá nun fuere lo que ye y les muyeres dexaren de ser asesinaes, degradaes, inoraes, culpables de les sos violaciones… Oxalá el so mieu a muyeres ensin mieu cantándo-yos les cuarenta fuera tan grande y tan real.

Nello tamos, asina que, afilái la pluma o lleéi dalgo de feminismu y cambiái de bandu. Tenemos que ganar por xusticia, por igualdá y por vida digna (y non porque síamos males, ye que nos pinten asina).

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s