Ya lo dicía yo

Si nun lo digo, reviento: yá lo dícía yo. Ye pasar la “fiesta de la democracia” y empezar a sacar l’artillería del “yá lo dicía yo”. En Madrid y Barcelona que qué allegría, que qué bien, que Manuela Carmena y Ada Colau sí que valen. Que qué guapo frayar el bipartidismu y ganar una carrera na que les apuestes yeren d’altu riesgo la nueche enantes de les elecciones. Agora yá podemos amosar a les clares el nuestru apoyu y la nuestra almiración a les ganadores. Ye tan prestoso celebrar la victoria y tan cómodo abellugase na ambivalencia hasta que sepamos los resultaos. Pero oi, lo bien fecho bien parez y tais toes convidaes a la folixa de la primavera. Sin rencores, de verdá, y a tirar p’alantre, que la cosa nun ye fácil.

Nel norte, n’Asturies, esta selmana foi tremebunda. ¡Vaya nervios que pasemos, eh? El resultáu foi bonu, non tanto como dalguna quixéramos, pero tuvo bien. Ver surdir a Podemos y les agrupaciones ciudadanes con fuercia al tiempu qu’Izquierda Xunida medraba foi un subidón de los de verdá. Bua, ganemos y a ver si sirve de precedente.

El problema vieno a la hora d’armar el cacharru. Yera más complicao que l’artefactu más complicáu del IKEA: a primera vista parez cenciellu, funcional y hasta estéticamente atractivu. Pero pon tu una pieza con otra y consigue que nun esbarrumbe a la primera de cambiu. Lleva tiempo, unos cuantos cagamentos (según los niveles de testosterona, nun son n’absoluto imprescindibles) y paciencia. Al final yes quien a montalu y resulta que nun queda tan aparente nel salón de to casa o que nin siquiera te val pa lo que tu lu queríes. Amás, si nun tienes imaxinación nun se t’ocurren usos alternativos al armatoste y pienses que tiraste’l dineru. Un bluf.

Lo que pasó n’Uviéu y en Xixón, y también n’Ibias que ye pequeñino, pero pa muestra un botón foi de traca. N’Ibias va’l PSOE y, al más puru estilu Esperanza Aguirre, pacta con Foro pa evitar que gobierne la marca local de Podemos. Sin complexos. Y qué quies, parezme bien: caúna que se retrate y ehí queda la foto nel álbum familiar. Siempre hubo casorios ente primos hermanos y tampoco nun ye pa tanto.

Sicasí, Ibias ta mui pero que mui lloñe del mundu. Nun se sintieron los votos nupciales, nin al testigu que se llevantó pa falar agora o callar pa siempre, murmuriando que dalgo golía a podre en Dinamarca (qu’a lo tonto igual ta más cerca de Xixón qu’Ibias, vete tu a saber, que’l tiempu y l’espaciu son relativos).

Con eses, enguedeyámosnos nuna selmana d’esquierdes y dereches n’Uviéu y en Xixón que rite tu de les negociaciones na Guerra Fría. De sópitu, quien machacó a Podemos pola so indefinición pa definise d’esquierdes, apeló al so arume d’esquierdes pa formar gobiernos d’esquierdes col PSOE, que resulta que ye tan o más d’esquierdes que nos tiempos de Pablo Iglesias (ésti non, l’otru). Escaezamos los presupuestos pautaos na Xunta Xeneral col PP, inoremos los amagüestos ente’l PP n’Uviéu y el Principáu, indultemos los millones que se dilieron nel muselón y los edificios barcu que proyecten una murnia y siniestra sorrisa sobre les ruines de los astilleros.

Non, nun yera fácil. Y húbolu, dame a mi, que prefirió nun ceder un res y da-y l’alcaldía a Foro. O dos. Qué sé yo, que nun taba ellí y escápenseme munches coses. Sé lo que lleí y nun me parez de recibu sacar el carné gastáu de la esquierda pa pidir l’apoyu. ¿Habrá que negociar, nin? O, como dicía un célebre comerciante del mio pueblu, cual Al Capone en conceyu familiar: “Nos negocios nun hai amigos, amigu”. Haber empezao perehí. Y guarda’l carné, que tien les lletres mui descoloríes y necesita volver a pasar pola linotipia.

Una pena lo de Xixón y un debate surrealista, al mio parecer, con que si la esquierda, con que si non… Y, al César lo que ye del César: IX fixo propuestes constructives, Xixón Sí Puede aceptoles y el PSOE dixo “o yo o la nada”. Hala, que m’enfado y nun respiro, que soi más d’esquierdes qu’una camiseta del Che nel Corte Inglés. Chincha. (O por mis coyones, camiento que dixeron, pidiendo perdón a les dames pesentes, que pa eso tán pola igualdá).

El casu ye que necesitábemos un soplu d’aire nuevo, que ye una espresión mui amañosa y mediática ella. Un PSOE poco negociador en Xixón pue que nun lo fuera y que sí lo fuera con otra actitú. Pero eso nun pasó. Y una agrupación local del PSOE subyugada sí pue ser un soplu d’aire nuevo n’Uviéu, onde’l fedor de la casta y la caspa, too en xunto, facíala una ciudá pulcramente afogadiza. Bien por Ana Taboada y el so equipu: una rayu de lluz y esperanza nun horizonte que se preveía eternamente sórdidu y gris.

Emociones aparte (¿ye posible?), nun me parecieron de recibu los debates. Ver a xente de la esquierda con sigles (ésta la de “verdá”, d’Izquierda Xunida a la esquierda), recriminar a Podemos enantes de les elecciones la so ambigüedá col llinguaxe, alertar del peligru populista de non siguir les directives llingüístiques de la doceava Internacional, llanzar acusaciones d’infantilismu dende la superioridá moral de la tradición y lo seguro, anque sía la seguridá d’una heroica derrota tres d’otra, foi desalentador y espresión de la falta de voluntá de lleer ente llinies y, si m’apures, de preferir el fracasu de lo nuevo, d’aferrase a lo vieyo, enantes que dezdecise d’una palabra. Pero ver a esa mesma esquierda (nun digo toa, eh, que por suerte hai de cuasi too en cuasi tolos sitios) después de les elecciones facer llamaos a “la sensatez”, menuda adultez, al corazón encarnáu de Podemos, qu’al final resulta que lu tenía y d’esmenu acolumbráronlu debaxo’l sayón moráu, parecióme triste y un marafundiu d’enerxía y tiempo que nun paga la pena. Polo menos pa mi. Que nun disfruto col “yá lo dicía yo”, nin siquiera agora. Disfruto más colos placeres mundanos, vive la vida, claro que sí, coles victories personales, aunque cuesten llárimes, y coles colectives, anque se llevanten sobre incertidumes.

Y oi, si yo mandara dalgo, si yo pudiera, diría-y al PSOE que se dexé yá de milongues. Que s’axuste’l vistíu, qu’anda fechu un adefexu. Fuiste socialista, sí, ehí ta la historia pa demostralo. Nun yes lo mesmo que’l PP, val: ehí tán les lleis d’igualdá, del albuertu, el matrimoniu homosexual. Pero ehí ta tamién Felipe González de xira folclórica per llatinoamérica alternando cola crème de la crème de la oligarquía, una palabra vieya que convenía usar más pol bien de la precisión. Ehí ta la cultura del pelotazu, les privatizaciones, los trataos de llibre comerciu, los antidisturbios tan sueltos y tan puestos como colos gobiernos de los malones del PP. Ehí tán los compadreos cola realeza y les dinastíes hereditaries nos puestinos: yo plasmo cola saga de los Migoya, los Torre, les Felgueroso y vete tu a saber, qu’igual los Fernández, de tan castizu apellíu, van d’incógnito y ehí tán, medrando al calorín de la meritocracia dixital.

El casu ye que, dende los mios escasos conocimientos de filosofía y política, recomendaría al centenariu partíu que cambiara d’apellíu: lliberales. Jo, ye guapo tamién, ¿non? Si xugamos la baza del llinguaxe, meyor xugala bien.

El lliberalismu acueye a xente partidario de la llei de la selva na economía, d’arriquecese ensin remilgos y tamién defensor de los derechos individuales: los de les muyeres, los homosexuales y toa esa xente non blanca blanca. Tolos “otros”, esa inmensa mayoría que nun ta convidada al esclusivu banquete del varón blancu, heterosexual y pudiente. Yá lo dicía Krahe: “Hombre blanco hablar con lengua de serpiente”. Qué más da, animalinos de Dios.

Hai munchos n’Europa (animalinos y lliberales). Nun ye una alloriada la mio propuesta. Aforraríemos debates cínicos y hasta altamente ofensivos a la intelixencia, a la historia, a la semántica y a la praxis. ¿Pactaste colos lliberales? Sí, pacté colos lliberales. O: la esquierda pacta colos lliberales. Pue ser, depende pa qué. Ye too más cenciello, menos cansao. Parézmelo a mi, que canso enseguida cuando m’aburro o m’aburren. Vaya rollu. Pero nun m’enfado y respiro. El mundu nun acabó na sesión d’investidura. Siguió y a la par escomencipió. Ta bien.

Anuncios

Coses que faigo cada cuatro años

Cada cuatro años voi y voto. Ye uno de los mios vicios, d’esos que m’entretienen, faenme compañía y dacuando hasta me dan satisfacciones. Estreneme a votar cola mayoría d’edá y daquella fíxome ilusión. Non porque pensara que diba a cambiar el mundu cola mio insignificante papeleta, sinón porque podía dar la mio opinión na cosa pública. Coses de la edá. Siguí faciéndolo a lo llargo de los años –un viciu requier constancia- ente debates sobre l’anarquismu, l’autoxestión, la esquierda real, lo malo conocío, les esperiencies n’otres xeografíes, los esperimentos fallíos y los existosos, el posibilismu y el maximalismu, la ética y la política, la pureza moral y la sucia vida material. Apasionante.

La mio papeleta siempre foi del mesmu collor, con variaciones pequeñes de tonalidá. Cuando me pareció que yera bono arriesgar, arriesgué, y perdí cuasi siempre. Pero que me quiten lo baillao. Ehí ta la mio menuda opinión.

Nos discutinios sobre cómo’l mio votu llexitima’l sistema téngolo bastante claro: dicir eso ye dicir muncho porque a la fin, namás voto cada cuatro años y el sistema llexitímase día a día. Ye verdá que cuando se fae’l recuentu de votos gana’l non votu y bien ganáu que ta, pero nunca-y dan la victoria. Ye como llegar la primera a una carrera pa la que naide mira. Ganasti, sí, y vas percontenta pa casa. Pero van dicir que lo tuyo nun yera una carrera, que saliste de dominguera a facer deporte y qu’a ti en realidá nun t’interesa la competición, que corres a lo xo. Otru cantar yera qu’esa carrera tuviera bien organizada, que fuera una alternativa a los Xuegos Olímpicos, qu’abriera caminos pelos que correr llibremente en cuenta d’andar siempre al pasu. Entós diba a pagar la pena participar.

De toles maneres, volviendo a la cosa pública, tampoco nun veo contradicción nenguna ente la organización de l’autoxestión, la creación d’espacios de poder, comunal y solidariu, llámalo x, pero ye poder, y participar mínimamente na decisión de quién va a decidir nes nuestres vides. Sobre esa xente que tien el poder y qu’espatuxa y brega a diario pan nun soltalu nin soltase.

¿Llexitimo’l sistema una vez cada cuatro años? Pue ser. Tamién lu llexitimo cuando me presento a una oposición cola esperanza de dexar d’andar a trompicones y ganar el pan sin gluten d’una manera más o menos digna. O cuando me mazcaro de ciudadana responsable y llaboriosa pa dir a una entrevista de trabayu. O cuando pido una hipoteca y voluntariamente m’esclavizo con una xente que nun quita’l güeyu de los mios míseros balances, más bien vaivenes, monetarios. O cuando compro nuna gran superficie. Soi lo pior. De xemés en cuando hasta nun reciclo.

Asina qu’ente tanta inmundicia nun creo que votar sía’l mayor de los mios pecaos. Nin siquiera me define. Un poquitín sí, porque ye dalgo que faigo cada cuatro años, pero dame a mi que me define más lo que faigo día a día. Por eso nun-y doi más importancia que la xusta: votar cuenta y lo que faigo día a día tamién. Lo uno nun quita l’otro. D’otra miente, la repercusión de cada acción ta munches veces mala de midir pero, nesti casu, cuando dende’l sistema ponen tolos medios pa que la xente que marchó a ganase la vida fuera quede fuera tamién del xuegu faeme sospechar: si tanto anecien con arrequexanos nun llau, igual ye importante ponese en medio. Asina qu’ellí taré, na escuela en domingu, que ye dalgo persubversivo.

Esti añu voi iluisonada a votar. Hai una xente que lleva trabayando una montonera en círculos. Figúrome yo qu’eso ye dalgo asina como debatir y debatir, dacuando al debalu, hasta llegar a una conclusión. Hai quien diz qu’una conclusión ye’l sitiu nel que cansasti de pensar. Pa mi suel ser el sitiu nel que cansé de discutir, sobre manera cuando lo del “diálogo constructivu” nun ye dalgo qu’entre nel campu semánticu del interlocutor.

Pola mio traumática esperiencia como presidenta d’una comunidá vecinal, sé qu’hai elementos qu’aprovechen l’asamblea p’aforrar en gabinetes psicolóxicos, socializar frustraciones o simplemente pa exercer el poder más pequeñu que tienen, como simples persones humanes, d’amargar la existencia a la otra. Nun tienen otru poder y ye ésti l’únicu col que pueden disfrutar y sentise importantes. Importante ye, nesti contestu, lo qu’afecta, lo qu’incide: a tol mundo-y gusta que la so acción tenga efectos. Ye la diferencia ente la trescendencia y la inmanencia.

Ello ye que valoro muncho a toa esa xente que salió de la zona de comfort de la esquierda tradicional y se punxo a debatir ente la comunida vecinal y d’ehí salió dalgo. Ver veremos cómo ye’l futuru, cómo evolucionen les coses, en qué para. De momento veo a una montonera de xente na que tengo un enfotu tremendu: xente a la qu’almiro intelectual, ética y/o personalmente, según los graos de conocimiento y cercanía, que de too hai.

Son la xente de Podemos Asturies y de conceyos como’l míu, Agora Nava, que s’axunten n’agrupaciones ciudadanes porque quieren intentalo d’otra manera. Últimamente llevo de cabecera la frase que-y atribuyen a Einstein: “Llocura ye facer lo mesmo una vuelta y otra y esperar resultaos diferentes”. Ta bien mantenese firme nes idees, pero creo que ta bien tamién intentar defendeles de diferentes maneres si la tradicional nun acaba de furrular.

Esta xente ta intentado dalgo diferente y anque los y les más reputaes analistes polítiques repitan como una novedá qu’esto ye más d’aquello o que va a ser como l’otro, yo prefiero probar suerte agora y desoyir vaticinios de resabíos gurús, a la esquierda y a la derecha. Opinadores que topen placer na sentencia postmorten: “Yá lo dicía yo”. Ésta ye una frase que se consume preferentemente colos fechos yá consumaos. Y ta al alcance de tolos bolsos y plumes volanderes: si dices munches coses seguro que dalgo asemeyao dixiste y asina confírmense los tos poderes p’aldovinar el futuru o, simplemente, la to estrema clarividencia. Y eso fae feliz a más xente de la que se piensa: prefieren refocilar nel fracasu pronosticáu preventivamente enantes que tragar les sos predicciones agoreres.

Yo voi votar a Podemos Asturies. Y si m’enquivoco, anque ye difícil enquivocase cuando se fae lo que se siente, nun creo que cola mio acción el mundo vaya a pior y ésa ye una de les coses que me parecen más importantes nes mios acciones: procurar, polo menos, nun contribuir a que medre la cota de mal. Amás, sólo ver al PP y al PSOE temblando y llamando a files porque se-yos acaba’l bipartidismu yá mereció la pena.

Y saber que’l proyectu ta faciéndose, que nun ye sólo una papeleta, que quiciás ye tragar sapos pa que nazan príncipes plebeyos. Qué más pue pidir una princesa desterrada. Muncho más, claro. Pero d’eso yá lo falamos después del 24 de mayu, qu’esi día tengo escuela.