Tengo un problema, al menos, col mundu

Tengo un problema col mundu. Bono, más d’ún, pero como nun tengo vagar pa conta-ylos toos de pe a pa a una especialista y como a les mios amigues yá les aburro bastante con ellos, pos entreténgome escribiéndolos.

Ye eso de que tas de vacaciones, por exemplu, y dices, voi desconectar. Eso si tienes la suerte de tener vacaciones, que nun ye cualquier cosa, nun vayas creyer. Tuvi bastantes años ensin teneles y cónstame que muncha xente, anque digan que la crisis yá acabó, nun les tien: porque nun-y les dan nel trabayu; porque trabaya en plan cool emprendedora o autónoma de tola vida; informal (en negro d’eso qu’hasta combines con una ayuda social, porque dime tu a mí que si non, de qué), o porque nun tienen trabayu. Inclusive hai xente qu’aparentemente tien vacaciones en trabayos supuestamente arrogantes nes que tienen un trucu: tu dobles xornada mentes la to compañera va de vacaciones y ella dobla xornada mentes tu vas de vacaciones. Asina hasta un mes y pol mesmu preciu. Sí, sí, tien trampa, pero piensen que nun te vas dar cuenta. Que yes bobina, vaya. Pásalo perbién, guapina, que bastante tienes con qu’afloxemos la cadena un poquiñín, salada.

Asina que la desconexón y/o conexón en caúna de les circunstancies ye diferente. Y más, cuando yes guah.e y nun vas a la escuela. Acabamos de volver col mio sobrín de tres años de cuatro díes fuera de la so casina, viaxando en coche y d’escursión n’escursión. Nun creo qu’acabara d’entender el conceptu vacaciones nin por qué dormíemos n’otra casina si yá tenemos una casina na qu’hai de too. Nun lo dixo y procuró pasalo bien viviendo’l momentu intelixentemente, pero la cara yera de “vosotres sabréis, pero yo nun lo entiendo”. Benditu inxustificáu enfotu n’adultez.

Yo, la verdá, ye que desconectó con facilidá. Ye cierto que tovía tengo dalguna qu’otra velea colos díes llaborales, y diríame una especialista, si tuviera a bien paga-y, que lo que me pasa ye que nun sé tar de vacaciones, Diría-y yo otres cuantes teoríes político-económiques-sociolóxiques rellacionaes col tema, pero pagaría-y pa falar a ella, asina que dexaríala esplayase que rima con playa.

Y  depués tán los medios de comunicación y les redes sociales. D’eso tamién sé desconectar y quedar nuna recepción superficial, asina en mou stándar. Col ruíu ambiente y cuatro artículos de fondu voi defendiéndome. Nun fae falta tragalo too y si perdiesti una anécdota, será que ganasti otra. ¿O non?

Y too esto a que tengo un problema, al menos, col mundu. Que munches veces cuesta, ponse cuesta arriba y qué complicao asumilu en tola so globalidá terráquea, cola so política, la so idiosincrasia, les coles nos parques acuáticos, los centros comerciales, les bestialidaes humanes espontáneamente planificaes y/o cocinaes, los señores que falen ensin saber la metá -o sabiéndolo, que da más mieu- dende los altavoces; les muyeres que siguen mudes por muncho que falen; los dilemes morales resueltos en titulares que caduquen nunes hores; los conflictos sociales que se resumen en tópicos; los asesinatos machistes estructurales que se frivolicen porque dalgo habrán fecho (elles). Cuando la muerte toca a neños y neñes, el coru de plañideres y l’espantu afórrennos de facer l’análisis que más xente de la cuenta nun s’atreve a facer. Ai, el poder, ai los monstruos con nomes y apellíos na tele que nun nos dexen ver al monstruu.

Ello ye que les vacaciones, más que valir pa garrar fuercia pa subir esa cuesta del problema que supón el mundu, dan más tiempu pa sopesalu y velu na so magnitú, ensin priesa. Y menuda medrana que, mira tu, rima con galbana. Diba a dicir que menos mal que nos queda Portugal, pero cuasi tola xente que tuvo vacaciones marchó p’allá, asina que nun sé lo que quedará. Igual hai un requexu, un requexín, cualquier día en cualquier sitiu, pa glayar tantes penes, tantes rabies, tantes rises guardaes esperando’l momentu afayadizu. Hai que lu buscar.

Anuncios

Cipotudos d’estremu centru

La humanidá ta en peligru. El mundu, tal como lu conocemos, ta a puntu d’esbarrumbar (O, polo menos, por eso naguamos dalgunes). Y, ¿de quién ye culpa? De les feministes. Cómo non. Eses muyeres con esa zuna d’acabar col machismu. Esa cultura machista qu’en menos de dos meses d’añu acabó cola vida de 19 muyeres nel Estáu. Esa, esa. La del “porque yera mía”; la del “ensin ti nun soi nada”; la de “l’amor eternu”; la de la princesina llorosa naguando pol besu de la cárcel y la muerte; la de “non ye sí”; la de “nun sabes lo que quieres”; la de “yá aprenderás”, la de “tu pa eso nun vales”; la de la muyer-cosa; la de la guapa tonta; la de la fea marisabidilla; la de puta, zorra, pelandrusca a cada pasu que deas…

Les feministes quieren acabar col mundu tal como lu conocemos pa que nun sigan matando a muyeres; pa que la so voz se sienta (por munchu qu’alces la voz, munches veces parez que lleva un silenciador); pa vivir n’igualdá y ensin mieu; pa que se nome y se reconoza a les muyeres.Porque existen y porque tán ehí, por muncho que se les quiera inorar. Y anque la llingua castellana, tan pura, tan casta y tan inamovible ella, foi quien a crear la palabra “modistu” pa que nengún varón se sientiera degradáu al nivel de simple muyer trabayadora, cada propuesta feminista pa que la llingua describa la realidá ye interpretada como’l colmu de la sinrazón, de la inorancia y de la opresión llingüística y hasta social y política. Y  nel casu de qu’haya muyeres a les que nun nos faiga nenguna gracia que con perres públiques se promocione la cultura machista y lo digamos públicamente, yá llegamos al cumal: somos nosotres, les feministes que nun acabamos de creyer que teamos más guapes callaes, les culpables d’esta debacle cultural, social y política. Pa qué queremos más.

Asina lo ven, polo menos, los caballeros de la pluma cipotudos y d’estremu centru. L’iconu y estandarte podría ser  Arturo Pérez Reverte. Un clásicu endomingáu que nun dexa pasar la oportunidá de demostrar cómo son los homes de verdá y cómo deberíen ser les muyeres de verdá. Sí, sí, ta mui pola igualdá. Pero, a ser posible, de les muyeres “de verdá”, o sía, cómo les d’enantes, al so paecer. Y amás, tamién a ser posible, que sía too con muncha igualdá. Pero como enantes. Polo menos no que cinca a les muyeres. Y claro, hai munches muyeres que, como enantes, como que non. Eses sáquenlos de quiciu. Al so xuiciu, eses, les que llamen feministes males, son muyeres fees, frustraes y inorantes. Muyeres que nun saben lo que ye bono, qu’eso yá lo saben ellos. Pueden firmar munchos manifiestos pola igualdá, sí home sí, y políticamente correctos dirán que ta feo asesinar muyeres, pero siguirán espardiendo la cultura machista na que nun se pararon nin un minutín a pensar.

Parez ser que ye’l críticu y traductor Íñigo F. Lomana’l primeru en falar de la “prosa cipotuda”. Una prosa que tien dos característiques principales: virilidá y rimbombancia. Pérez Reverte ye un bon espécimen.Y tien seguidores en xeneraciones que s’educaron na EXB, na que supuestamente yá yéremos toos y toes iguales. Hai escuela, nun creáis qu’esto ye cosa de xente vieyo y rancio. Ehí ta la saga d’aspirantes a reporteros de guerra ensin mas guerra que la de la herencia familiar.

En xeneral, son aguerríos almiradores, o polo menos defensores, del exreporteru de guerra. Y ye qu’agora nun hai manera de que te paguen, bien, por dir a una guerra. Asina tán los tiempos. Ello ye que ta bien consolase firmando n’ilustres periódicos dixitales figurándose ser espadachines de la lletra en pos de la xusticia universal. Y, si acasu, salvar a una damisela. Una d’eses que, por munchu feminismu que lleera, en realidá nun s’entera de nada, piensen ellos, que lleeron a Pérez Reverte al completu.

Cachis en diez, hailos. Tienen menos de cuarenta y preséntense como una mirada brillante ente tanta mediocridá. Parecen dar a entender que son d’esquierdes, anque polo qu’escriben, péga-yos votar al PSOE. Lliberales clásicos. Son xente asina, como diz Tariq Alí, d’estremu centru, moderao na so socialdemocracia que ven inorancia y barbarie en tolo que tea a la so más mínima esquierda (Frente a esa esquierda inorante, ellos vense como pensantes, que rima con vacíu significante). Íñigo F. Lomana tamién define l’estremu centru como l’amestáu de sentíu común, costumismu arcaicu y falsa despolitización.

Tán ehí. Dan-yos sitiu nos medios, cola so imaxe de mozos airaos, iconoclastas y rebeldes ensin pausa. Rebélense muncho contra les feministes, que ponen en peligru la sacrosanta llingua española. A quién se-y ocurre qu’una llingua pueda evolucionar y adaptase a la realidá. A les feministes despelurciaes qu’estes plumes lixeres se figuren nes sos velees. Qué pena y qué mieu la prosa cipotuda y d’estremu centru.

Una prosa que salta esprecetada al mínimu análisis de xéneru: na música, na lliteratura, nos medios, na vida diaria. Consideren que dicir que vivimos nuna sociedá machista ye sacar les coses de quiciu. Esi ye’l nivel. Y si yá, concretamos con nomes y apellíos, considérense atacaos nel so íntimu ser. Y anuncien el fin de los tiempos y alerten de la dictadura de lo políticamente correcto. Una supuesta dictadura que, hai qu’atenese a los fechos, nun pide la cárcel a naide pol simple fechu de ser machista (a nun ser que lo materialices matando a la muyer, la fiya y/o la so amiga que diba d’acompañante). Nin siquiera denuncia y lleva a los tribunales a dalguién qu’esprese públicamente pensamientos machistes. La llibertá d’espresión, con ún, con una, perdémosla toes, asina que nun ye sensato atacar contra una mesma.

Eso fáelo la llei mordaza y failo’l Gobiernu del PP, mentes el PSOE, tan d’esquierdes él, calla, consiente y asiente. Pero non, el peligru, el verdaderu peligru, ye’l feminismu. Oxalá tuvieren razón y esto fuera l’acabóse: que la humanidá yá nun fuere lo que ye y les muyeres dexaren de ser asesinaes, degradaes, inoraes, culpables de les sos violaciones… Oxalá el so mieu a muyeres ensin mieu cantándo-yos les cuarenta fuera tan grande y tan real.

Nello tamos, asina que, afilái la pluma o lleéi dalgo de feminismu y cambiái de bandu. Tenemos que ganar por xusticia, por igualdá y por vida digna (y non porque síamos males, ye que nos pinten asina).

 

Lo barato (nun) sal caro

Lo barato sal caro. Eso dicen. A veces ye verdá. Dacuando comprába-y a la mio perra pelotines de la china pa qu’enredara y nun-y duraben nin un asaltu. El resultáu: entretenimientu pa dos minutos y peazinos de collorinos per tola casa pa una selmana. L’últimu chisme que-y traxe foi bonu, más caru, pero bonu. Hai cuatro meses que lu ruca y ehí ta, tan pichi.

Asina que sí, podemos concluyir que lo barato sal caro, siempre y cuando falemos de la resistencia de los materiales. Sicasí, esta regla tien varies y variaes escepciones y, sobre manera, nun de los ámbitos más importantes de la vida: el del trabayu. El preciu del trabayu devalúase y oi, los beneficios medren. Nesti casu ta bastante claro: lo barato sal barato. Venga guapi, que güei toi que lo vierto y traigo la plusvalía regalada.

Mesmamente, va poco lleía un documentu de la patronal de la escuela concertada na qu’aseguraba qu’esta educación yera más barata: presumíen de pagar a les trabayadores “considerablemente menos” (sic) que na pública. Lo barato sal barato, anque nesti casu hai que lo matizar un poco más. Nesi documentu nun falaben de lo que-yos cuesta la educación concertada de más a les families nin del dineru públicu que guardaben nel bolsu pero, amiguina, cola Ilesia topamos.

Tovía hai otra variación a esa relativa sentencia de que lo barato sal caro. Ehí tienes a una montonera de xente atropando perres públiques y privaes: en Conseyos d’Alministración, nes altes esferes, dirixendo países o comunidaes. Pónense’l sueldu penriba de les nuestres posibilidaes y con dietes abondo, que nun falte de nada. Nesti casu, podemos dicir a les clares que, lo caro sal mui caro. Ye xente que cuesta muncho, nun da palu al agua y nun se-y conoz oficiu nin beneficiu. Y ahí tán, envueltos nuna despampanante capa impermeable a prueba de concencia.

Ello ye: a mí, de verdá, que nun me vuelvan a contar eso de que lo barato sal caro. Asina, a lo xo. Eso puedo aplicalo al chisme de la mio perra pero, qué quies, nun diz verdá más allá.

Artículu de Naguando

Más nada

Nun sé cómo andará. Sé que tengo enfotu nella. Ye una superviviente, ye allegre. Ye verdá que dacuando s’enfada y dacuando enquivócase. Como toes. Como toos.

Hai muncha xente ellí: por enquivocación, propia o ayena;  porque la garraron;  porque lo fixeron a concencia; porque nun supieron o nun pudieron valorar lo que teníen; porque nada teníen que perder; porque nun deprendieron o nun-yos deprendieron d’otra manera; hai veces que nun queda otra. Muncha xente pasa les navidaes na cárcel. L’iviernu enteru, depués la primavera, el branu, la seronda y otra vuelta l’iviernu.

Pensábalo estos díes de la que diba a trabayar y tamién de la que volvía. Caminando d’un sitiu a otru ensin más muries que les de la costume, la obligación o la necesidá. Son fastidiaes, sí, pero ye una maravilla caminar. Lo fastidiao de verdá son les muries de piedra, les que nun te dexen dar un pasu alantre nin un pasu atrás.

Condenes a soledá nes que lo que sobra ye tiempu. Tiempu perdíu, escondíu onde nunca lu vas topar.

Mentes nos roben, mentes vienden la sanidá y la educación; mentes faen negociu coles nuestres vides, cada vez más barates nel mercáu llaboral, ríen, convéncense y convéncenos de que lo merecemos.

Y lo que merez una persona ye qu’esa vida, la única que tien, nun-y la roben. Más nada.

Nun son parientes llonxanos

¿Alcordaisvos de cuando nos ochenta, na tele pública -la qu’había- poníen el vídeo de Leonard Cohen, el de First we take Manhattan? Debía ser hacia les tres o tres y pico de la tarde. Enantes de poner lo que fuera depués, supongo qu’una serie, anque d’eso sí que yá nun m’alcuerdo porque había que salir a la carrera pa escuela. Menudu rollu. Neses principiaba esi videu en blanco y negro (polo menos esa yera la bicromía del nuestru aparatu) y esi tan chan, tatatá chan.

Salía Leonard Cohen abrigadín y estiráu y una moza mui guapa que miraba al horizonte. Nun talantaba la hestoria, pero prestábame. Nun ye que fuera yo una neña adelantada al so tiempu y yá d’aquella me gustaren los cantautores sombríos. Naquel pisu de Pumarín sintimos la mio hermana y yo a los Hombres G como si nun hubiera más nada nel mundu. Igual yera que quería más quedar en casa y siempre me daba pena marchar y nun poder ver acabar el cantar. Ye lo más fácil. Igual yera que sentí a mio padre o a mio madre dicir que-yos prestaba y fíxeme col sentimientu. Igual yera que daquella nun entendía nada, pero’l parte nun soltaba la cantinela de la guerra fría. Tarrecía casi más aquella guerra que dir a la escuela, y mira que tarrecía dir a escuela. Y aquel videu tranquilizábame. Creo qu’había agua y eso siempre ye una salida. L’home y la muyer taben mui serios, quiciás tristes, pero paecíame a mí que sí, que lo diben conseguir. Asina que nun me daba tristura, namás gana de quedar en casa y ver cómo acababa la hestoria.

Volví a topame a esi señor de más granduca, pero tovía n’EXB. Mentes qu’esperábemos a que mio padre y mio madre acabaren d’echar la partida en casa de Vicente y Consuelo. Dos neños y dos neñes mirando un vídeo d’un conciertu que Leonard Cohen dio nel País Vascu. Un sábadu y otru y otru. Lleíemos los sostítulos y asina enterábemosnos de les hestories tan rares que cantaba esti home.

Volvieron a pasar años topándonos, cada vez teniendo más clara la importancia de practicar al violín toles nueches, de baillar hasta’l final del amor, de subir a un desván en Viena, de merendar té y naranxes, de saber lo que tol mundu sabe, de nun alcordase de qué, pero nun ser quien a escaecer.

Y asina, tolos díes

Artículu de Naguando

Yeren dos paisanonos mazcaraos de paisanu. Nel medio diba un chavalucu, nun-y eché más de 18, y ún garrábalu pel brazu mentes atravesaben les dársenes. Y non pel pasu de cebra, que na estación d’autobuses de Xixón tienen xente con xalecos mariellos que te reñe si nun vas pente les rayes.

Baxaba de la llinia a les carreres, como siempre, y cruciáronse nel mio campu de visión. Paecióme raro. De ser amigos nun teníen pinta, andaben con priesa y nestes, mentes me figuraba qué tipu de tríu fadríen, el rapacín volvió la cabeza p’atrás y viome mirando.

Tenía cara sustu y nun supi, nun quixi, nun me dio tiempu, a devolve-y una mirada de simpatía, dalgo más que’l xestu neutru nel que rebota tolo que ta más allá de la mio presunta priesa. Y nel intre, caí: polo raro de la situación, pola mirada y pol coche de policía aparcáu al pie de la estación pal que se dirixíen los tres.

El rapazucu recordábame a un senegalés col que trabayé nun almacén en Bristol. Yera mui mocín y siempre nos ayudábamos. Supongo que nos preguntábemos mutuamente qué facía caún ellí: yo, por ser el tan mocín, cuasi un neñu, y a él camiento que-y chocaría que facía una muyer, cuasi una vieya, nesos andurriales.

Miré a los llaos y nun vi a naide más con cara d’estrañeza o, polo menos, de dulda. Figuraciones míes. Como soi descomanadamente prudente y nun quería dir de frente, di la vuelta al edificiu, que la policía ye mui de tener manía persecutoria y bien llueu te llanten un desacatu a l’autoridá.

Neses desapaecieron, nun había naide nel coche. Nun m’atreví a averame más a buscalos, a que m’espetaren ún “y tú qué mires”.

Marché encoyida, miserable, culpable, sabiendo de la suerte que ye tar en casa, sabiendo de lo difícil de vivir n’otra llingua, n’otru sistema, n’otres arbitrariedaes.

Nun se trata de confesar, de quedar tranquila cola valentía, mira tu qué cosa, de reconocer culpabilidaes. Namás contar, namás describir la impotencia, la cobardía, la indiferencia.

Y asina, tolos díes.

Cuesta mirase al espeyu, sí. Meyor con poca lluz. Lo xusto pa parecer. Que pareza que nun foi, que nun lo viste, que yera mui importante lo que teníes que facer. Que lo pareza.

Derechos llétricos

Artículu de Naguando

Esti branu gasté namás 12,13 euros en lluz. Tengo muncha suerte y, como tamién tengo un descuentu del 2%, ehí queda eso.

Pagar, pagué un peazu más de lo que gasté. Resulta que tengo que pagar pola potencia, por un impuestu llétricu y por arrendar los equipos. Y, hai más: tengo que pagar pol derechu d’accesu, pol derechu d’estensión y pol derechu d’enganche. Suma too esto y yá tienes 131 euros. A esa cifra, tovía hai qu’amesta-y l’IVA y una fianza llétrica -nun me digas pa qué, que yo enfotu tampoco-yos tengo- y asina quédate una facturina de 177 euros.

Nun ta mal pa un mesucu de branu. Ye verdá, la culpa ye mía, que tenía la lletricidá dao de baxa y al dalo d’alta, lóxicamente, xubió.

Lo que me chocó d’esta astronómica factura ye que tengo que pagar tantísimo por dalgo que llamen derechos. Porque oi, si lo llames impuestos pa escueles o pa sanidá, asúmolo comprensivamente. Pero nun lo llames derechos, nin, que me da la risa y un respigu.

Sicasí, esta risa nerviosa mía ye namás por cuenta de la falta de reflexón. Cavilé un bon cachu sobre los derechos y, a lo fato, pago por munchos más. Pol derechu a un techu, mensualmente apurro una mordida al bancu. Facemos como que’l pisu ye míu y, mentes haya perres, el bancu nun gurgutia y déxame dormir tranquila añerada nes mios ínfules de propietaria.

Pa sobrevivir, claro, tamién hai que pagar. Tou esi engorru de la comedera y demás. Anque nun tengo claro si esto ye un derechu, una obligación, una inversión d’altu riesgu, un vezu o una zuna.

Pa mantener el derechu a la mio salú reproductiva nes llendes de les mios capacidaes, inclusive de los mios deseos emborrinaos, tamién pago.

Pol derechu a la llibertá d’espresión nun tengo cuota, anque sé bien qu’exercelu a lo xo dacuando sal un poco caro.

Y asina foi cómo, gracies al recibu de la lletricidá, viénome la lluz (xunto con esta chispa centelleante pal chiste fácil).

Resulta que vivimos nun estáu de derechu al contao. A esti pasu, los derechos van llevar l’IVA de luxu y a ver quién s’avera a ellos. Tamos arreglaes.